Una película que parece no tener final

El documental Violencia S.A, de Pablo Tesoriere, estrenado en agosto, refleja al fútbol argentino con una mirada realista y pesimista.
Lucas Bertellotti
(0)
29 de octubre de 2010  • 18:36

Un jugador que corre para escaparse de una persona que ingresó al campo de juego y lo persigue para sacarle la ropa. Policías que ríen mientras disparan balas de gomas a un grupo de simpatizantes que quieren escapar lo antes posible de esa pesadilla. Dirigentes que se ocultan y tienen miedo. Jueces que no condenan y pregonan la impunidad. Madres y padres que lloran a sus hijos inocentes, que murieron en un partido de fútbol.

Son imágenes del documental Violencia S. A, de Pablo Tesoriere, estrenado en agosto de este año. Un film que presenta una radiografía del fútbol argentino, con una mezcla de imágenes que llegan a erizar la piel por su contenido violento y un compendio de entrevistas a personas relacionadas al fútbol, como periodistas, abogados, árbitros y dirigentes, entre otros. "Había hecho Puerta 12 (sobre el trágico acontecimiento de 1968, cuando tras un partido entre River y Boca murieron 71 personas debido a una falla -no esclarecida- en el egreso de la gente de Boca) y quería reflejar algo de eso que aún hoy se vive. El tema de cómo entra la gente a la cancha, por ejemplo, son cosas que pasaron hace 40 años y que hoy continúan", dijo Tesoriere, de 31 años.

Los familiares de las víctimas, representados por los integrantes de las ONG Salvemos al fútbol y FAVIFA (Familiares de las víctimas de la violencia en el fútbol argentino), son quizás, los protagonistas del relato. Luchan con dolor para conseguir justicia de la muerte de sus seres queridos, que nada tenían que ver con la violencia. "Todo se tapa, nada se habla y todo se esconde", dice Liliana García, presidenta de FAVIFA.

Los dirigentes son reflejados como fantasmas que se manejan en las sombras, inmersos en un ambiente sucio, que cada vez parece más difícil de limpiarse. Julio Grondona, presidente de la AFA, es aludido como el gran responsable de la situación por la mayoría de los entrevistados (en el documental se menciona que el 75% de las víctimas en el fútbol se produjeron durante el mandato que comenzó en 1979 y que aún no terminó). Tesoriere quiso contactarlo, aunque nunca recibió una respuesta. "¿Porqué me iba a recibir a mí si en quince años no atendió nunca a un familiar de FAVIFA?", dice. El director es frontal. También realiza una crítica negativa al periodismo. "Cuando hablan con Grondona parece una charla entre amigos. Le preguntan sólo lo que él quiere escuchar", dice.

El documental presenta a los barrabravas como grupos que sólo buscan ganar plata, sin importar a causa de qué. "Son socios menores de manos sucias de los socios mayores de guantes blancos, que son los dirigentes", comenta el periodista rosarino Carlos Del Frade.

Al final del film figuran en letras blancas los nombres de las 250 víctimas por la violencia en el fútbol argentino que contabiliza Salvemos al fútbol. Aunque algunas de las imágenes del documental son de hace unos diez o quince años, gozan de una vigencia plena. Es un relato que parece no tener final.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.