Vignolo y su desopilante imitación de Oscar Ruggeri: "Nada, Pollo"

Vignolo y su desopilante imitación de Oscar Ruggeri: "Nada, Pollo"
Vignolo y su desopilante imitación de Oscar Ruggeri: "Nada, Pollo" Crédito: Fuente: Captura TV
(0)
11 de septiembre de 2020  • 15:14

El conductor del programa 90 Minutos de Fútbol, Sebastián "Pollo" Vignolo, realizó una desopilante imitación de su compañero, el exfutbolista Oscar Ruggeri, en la emisión de este viernes del envío televisivo.

En ocasión de un debate que tenía lugar en el programa de Fox Sports, acerca de la emotiva partida del jugador argentino Ever Banega del Sevilla FC, el relator deportivo aprovechó para diferenciar al volante rosarino con Ruggeri y su poco apego a los clubes donde jugó.

"Cada vez veo estas cosas y me conmueven más: qué descorazonado Ruggeri, eh. Nunca lo vimos. La verdad eh. El tipo se iba como si nada de un lado al otro. No le importaba nada" lo chicaneó el animador televisivo, aunque el Cabezón no estaba presente para responder el comentario del conductor.

Luego, llegó la imitación de Vignolo, quien hizo descascarar a sus compañeros de la risa: "Nada Pollo. No me importaba nada. ¿Sabés lo que es nada? Nada", dijo con el tono característico del histriónico y carismático exjugador de la selección argentina. "Total", cerró Vignolo en otra de las frases recurrentes del exdefensor.

"Hasta siempre, mi Sevilla"

Ever Banega, de 32 años, se despidió entre lágrimas del club donde se convirtió en referente a fuerza de buen juego y resultados (ganó tres UEFA Europa League y vistió cinco años la camiseta del club andaluz).

"Me quedo con el cariño de los hinchas y los valores de este club. Acá me dieron la confianza para poder trabajar con una sonrisa, para ayudar a mi equipo a conseguir cosas importantes, para crecer como futbolista y sobre todo como persona. Jamás olvidaré todos los momentos vividos, como las UEFA que hemos logrado juntos", dijo el mediocampista rosarino.

Y agregó: "Acá me enseñaron que rendirse está prohibido y que luchar por este escudo con humildad y sacrificio valdría la pena. Y sí. Valió la pena. Porque vestí 238 partidos esta hermosa camiseta (...). Aprendí a jugar de otra forma, alcancé la madurez y disfruté mucho de jugar en el Sevilla. Ahora llegó la hora de partir, son decisiones que tomamos los jugadores y así es el fútbol. Pero mi cariño quedará por siempre en este lugar".

"Por último, le agradezco a mi mujer y a mis hijos por acompañarme en esta aventura tan linda que vivimos en Sevilla. Sin ellos tampoco sería posible todo lo que he logrado. Ahora sí me despido. Gracias por dejarme ser parte de esta historia. Les deseo el mayor de los éxitos, los voy a extrañar mucho y les aseguro que, vaya donde vaya, tienen un sevillista más. Hasta siempre, mi Sevilla", finalizó visiblemente emocionado.

La despedida incluyó la proyección de un video con el saludo de los jugadores del plantel sevillano, quienes sumaron elogios y bromas que fueron festejadas por el futbolista, quien finalmente agradeció a sus excompañeros por el gesto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.