El premio mayor: Rory McIlroy y los 15 millones de dólares

Rory McIlroy posa con el trofeo, en un día histórico; el norirlandés se llevó la recompensa más grande de la historia tras su triunfo en Atlanta
Rory McIlroy posa con el trofeo, en un día histórico; el norirlandés se llevó la recompensa más grande de la historia tras su triunfo en Atlanta Fuente: AFP - Crédito: Sam Greenwood
Francisco Schiavo
(0)
26 de agosto de 2019  • 23:59

A veces las victorias se toman desde una dimensión épica, desde una gesta deportiva, y, en otras ocasiones, el marco se lo da la epopeya económica. En cierto modo, esto le debe haber pasado a Rory McIlroy, que se llevó el premio más grande que un golfista nunca consiguió: 15 millones de dólares, tras quedarse con el Tour Championship y, por ende, con la FedEx Cup, en Atlanta.

McIlroy finalizó el certamen con una tarjeta con 66 golpes, cuatro bajo el par, para terminar con -18 en su cómputo final, cuatro impactos menos que el segundo clasificado, el norteamericano Xander Schauffele. El jugador norirlandés firmó en su última salida seis birdies y dos bogeys, con lo que puso distancia sobre el resto de sus rivales directos para el triunfo, que no lograron igualar su nivel de juego.

McIlroy fue, sin duda, el jugador más regular de la temporada en el PGA Tour. Jugó, para validar el ejemplo, 19 torneos, ganó tres, incluida la FedEx, y terminó segundo en una ocasión; selló hasta 14 top ten y en 16 ocasiones, en el top 25. En toda la temporada sólo ha terminado fuera de los 25 mejores en tres ocasiones.

El norirlandés es el único jugador junto con Tiger Woods en ganar en dos ocasiones la FedEx Cup, algo que demuestra la dificultad de imponerse en esta competición de la regularidad. Con su victoria, asciende en la clasificación mundial hasta situarse segundo, sólo por detrás de Brooks Koepka. Regresa a un puesto que no habitaba desde hace más de dos años, concretamente desde el 11 de junio de 2017.

"Estoy realmente orgulloso y ahora sólo quiero disfrutar este momento. Ganar de este modo, contra rivales tan fuertes, es realmente algo fantástico e indescriptible", afirmó McIlroy, ahora escolta del estadounidense Brooks Koepka en la PGA.

"Todo esto representa un verdadero privilegio", completó McIlroy tras celebrar su tercer título del año tras haber celebrado en el Players Championship y en el RBC Canadian Open.

Fue un certamen dramático por diferentes factores. El sábado, por ejemplo, seis personas resultaron heridas después de que un rayo impactara contra un pino. La tercera vuelta del certamen había sido suspendida durante, aproximadamente, 30 minutos debido a las tormentas en el área, y se les recomendó a los espectadores que buscaran refugio. En ese momento, el rayo golpeó la parte superior del árbol y rompió la corteza hasta el fondo. "Hubo una gran explosión y luego una réplica tan fuerte que se podía sentir el viento", contó a AP Brad Uhl, uno de los testigos. "Fue solo un destello. Estaba lloviendo y todos estaban acurrucados cerca del árbol", agregó.

De puño y letra

"Da lo mismo que juegues por cinco dólares con un amigo que por 15 millones de dólares. Lo más importante es no fijar tu atención en el premio, sino en el proceso. La clave es pensar qué tengo que hacer ahora, qué necesito exactamente, para alcanzar el objetivo final", afirmó McIrloy, ni bien se supo ganador de un certamen para la historia.

El vencedor confesó, además, que libró varias batallas mentales para concentrarse en mucho más que el dinero que había en juego. En el saldo debe quedarle la naturalidad con la que afrontó el desafío sin fijarse en nada más que la victoria. Su objetivo, en definitiva, era hacer menos golpes que nadie. Y, ahí, profesional o amateur, lo mismo da.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.