Llegó a los Juegos Olímpicos de la Juventud como una estrella y se fue sin medallas de oro: Tomokazu Harimoto, el prodigio de 15 años del tenis de mesa