Las Leonas cumplieron con el ritual y accedieron a la final panamericana