La FINA y una polémica sin fin: anuló dos récords mundiales

Las marcas de Bernard (100 m) y de Bousquet (50) no fueron homologadas; habrá controles previos a las pruebas
(0)
29 de mayo de 2009  

LAUSANA (ANSA).- Los récords mundiales de las pruebas de velocidad más impactantes de la natación, que estaban en poder de los franceses Alain Bernard (100 metros) y de Frédérick Bousquet (50m), fueron anulados por ser conseguidos con vestimentas inválidas, según informó la Federación Internacional de Natación.

La FINA, además, anunció que en el próximo Mundial de Roma (del 17 de julio al 2 de agosto próximos), las prendas serán controladas antes del comienzo de cada carrera, en un inédito control de doping técnico. "Cada nadador será revisado antes de la prueba, pero no después", explicó el director ejecutivo de la FINA, Cornel Marculescu, en una reunión con la prensa.

La FINA estableció el 19 de mayo pasado una lista de combinaciones de tejidos y componentes que validó 136 modelos de mallas y que podría ser ampliada el 19 de junio, sobre la base de decisiones de la comisión técnica de esa entidad. Si un nadador lleva un modelo que no está en la lista, tendrá que cambiarlo antes la prueba, explicó Marculescu, quien precisó que los chequeos serán realizados en una primera cámara de apelación, veinte minutos antes de la carrera.

Los especialistas especularon con que la medida, que busca evitar polémicas posteriores, desatará tensiones antes de las competiciones, porque dará lugar a apelaciones y entredichos minutos antes de la prueba, cuando los nadadores buscan concentración y aislamiento.

La FINA también resolvió que las plusmarcas de los franceses Alain Bernard y Frédérick Bousquet quedaran invalidadas, aunque se descarta que habrá apelaciones y la decisión puede revertirse. Marculescu explicó que la medida se tomó conforme al nuevo módulo de reglas oficial de control antidoping y de legitimación de competiciones.

El mes pasado, en los torneos nacionales de Francia, Bernard batió el récord de los 100m libre (46s94/100) y Bousquet el de 50m libre (20s94/100). El dirigente explicó que los casos son diferentes, pues Bousquet logró su marca con una variante de una prenda homologada un año atrás (Jaked 01), y Bernard apeló a una prenda fuera de regla (Arena X Glide).

Los trajes de última generación tienen en el tejido de sus telas burbujas de aire (fenómeno air trapping o air trap ) que ayuda a mantener la línea de flotación, lo que contribuye a desplazamientos más veloces en la piscina. Este efecto no siempre es buscado deliberadamente; muchas veces, el fenómeno sobreviene por las propias características de la trama de las telas, algo común cuando se combinan con poliuretano.

Las limitaciones reglamentarias que impone la FINA no se aplican en competiciones nacionales, donde las "asociaciones locales están libres de aplicar sus criterios", aclaró la entidad.

No obstante, la FINA avisó que el récord mundial o regional que se logre en pruebas locales con trajes de baños fuera de la norma internacional no serán aprobados.

  • La sospecha que puede despertar un escándalo

    Los trajes prohibidos por la FINA pertenecen a nuevas líneas de Arena y Jaked (una empresa italiana). En 2008 también se generó una controversia por los trajes LZR Laser de la firma australiana Speedo, pero no fueron invalidados. Muchos creen que el motivo por el que se hace diferencia es que Speedo es uno de los principales sponsors de la Federación Internacional de Natación.
  • El más rápido es Sullivan

    Al no homologar las marcas de Bernard y Bousquet, los récord mundiales de las pruebas de velocidad le siguen perteneciendo al australiano Eamon Sullivan, que tiene registros de 21s28/100 para los 50m, y de 47s05/100 para los 100m.

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.