Violencia en Nueva Chicago: medidas automáticas, sospechas y mil interrogantes

Fuente: Télam - Crédito: Alfredo Luna
(0)
17 de febrero de 2020  • 22:02

Un estadio clausurado y los comunicados de la Asociación del Fútbol Argentino y de Nueva Chicago repudiando los hechos de violencia que se produjeron en las tribunas del club de Mataderos, el domingo, antes y durante el juego con Temperley, por la 17ma fecha de la Primera Nacional, fueron las primeras consecuencias de un escándalo más en el fútbol argentino.

Los incidentes fueron captados por las cámaras de televisión y las imágenes generaron indignación en el mundo del fútbol. El enfrentamiento dejó un total de tres heridos, dos detenidos y el estadio del Torito clausurado.

Recién un día más tarde, la institución emitió un comunicado con la firma del presidente de Nueva Chicago, Germán Kent, para brindar explicaciones y hacer un enérgico repudio del bochornoso momento: "Nuestra institución trabaja día a día para evitar que estos hechos sucedan", resalta.

"El Club Nueva Chicago repudia enérgicamente los hechos producidos en nuestro estadio en el día de ayer, al inicio del partido frente al Club Atlético Temperley. Mediante el presente comunicado queremos dar cuenta que nuestra institución trabaja día a día para evitar que estos hechos sucedan", comienza el texto que publicaron en las redes sociales.

Kent expresó que la dirigencia hace todo lo que les solicitaban para brindar seguridad, "prueba de esto es que desde mediados de 2012 no ocurrió ningún hecho de violencia, no se produjeron detenciones, ni hubo heridos dentro de Nuestro Estadio", dice la publicación.

"Nuestra solidaridad de quienes resultaron damnificados, y estamos a disposición de los mismos. Con el compromiso de luchar contra la violencia en el fútbol, estamos a total disposición del juzgado interviniente y la fiscalía correspondiente, para que a los responsables les caiga el peso de la ley", finaliza el comunicado.

Las cuestiones de fondo

La clausura y los comunicados de repudio no son más que medidas automáticas, esas que se toman y dictan cada vez que la barbarie irrumpe en las canchas del país. Un modo liviano de encarar un asunto espinoso para el arco del fútbol, pero que también envuelve al poder, la política, la seguridad. La feroz pelea entre dos facciones de la barra brava de Nueva Chicago es un disparador más, porque los antecedentes se acumulan: tres heridos con armas blancas, atendidos en el hospital Santojanni, tres detenidos y un prófugo, el reporte oficial. Cifras que engordan lo que ocurrió una semana atrás, en Bahía Blanca, donde murió un hincha de Olimpo en un enfrentamiento con rivales de Villa Mitre, por el torneo Federal A, o el escándalo en las tribunas de Independiente Rivadavia, en Mendoza, donde ingresaron barras armados y determinaron la suspensión del partido con Atlanta.

"Identificarlos no es difícil. Fueron identificados y detenidos inmediatamente. Lo que sí es difícil es trabajar cuando es evidente que hay una connivencia con la policía o los dirigentes. La mayor sospecha es que las armas estaban adentro [del estadio], si esto se confirma sería una responsabilidad directa de los directivos del club. Todos pasaron por el sistema Tribuna Segura, lo cacheos los realiza la seguridad privada y no la policía", señaló Juan Bautista Mahiques, Fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, en diálogo con el programa Cada Mañana, de radio Mitre. La fiscal Adriana Bellavigna actúa en la causa por la feroz pelea entre las dos facciones de la barra brava de Nueva Chicago y tiene varios focos de investigación: desde una falta en el accionar de la policía a la posible relación entre los violentos y la conducción del club. La clausura del estadio, por su parte, fue resuelta por el Juzgado 22, a cargo de la doctora Gabriel Zángaro, a pedido de los fiscales Aníbal Brunet y Gustavo Galante, bajo los términos del artículo 96 del Código Contravencional.

Nueva Chicago también podría recibir una sanción deportiva, con una quita de puntos. El Tribunal de Disciplina de la AFA espera el descargo del club. En Mataderos esgrimen un buen comportamiento de sus hinchas desde 2012, aunque en contra pesa la quita de 20 puntos, tras los gravísimos incidentes de 2006, cuando murió Marcelo Cejas, hincha de Tigre, tras el partido por la Promoción que posibilitó el ascenso del conjunto de Victoria a Primera.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.