La renovada Fórmula 1 obliga a los pilotos a entrenarse más que nunca