La Superliga adelanta la reunión de comité ejecutivo: el calendario se tratará el jueves

Mariano Elizondo (CEO de Superliga) y Claudio Tapia (presidente de la AFA), cuando las relaciones entre ambos no estaban tan tirantes como ahora.
Mariano Elizondo (CEO de Superliga) y Claudio Tapia (presidente de la AFA), cuando las relaciones entre ambos no estaban tan tirantes como ahora. Fuente: Archivo
Alejandro Casar González
(0)
14 de enero de 2020  • 07:25

Serán los clubes de primera división los que resuelvan el conflicto por el calendario 2020 de la Superliga. El CEO de la competencia, Mariano Elizondo, convocó para pasado mañana una reunión extraordinaria de comité ejecutivo, cuya misión principal será acordar cuándo volverá el fútbol y cómo se jugarán las fechas que deban ser reprogramadas. Previamente, mañana, se juntará la llamada "mesa directiva", que conforman los cinco grandes, Atlético Tucumán, Defensa y Justicia, Vélez y Newell's y se avanzará sobre la cuestión, que promete un ríspido intercambio de opiniones.

Hay una clara divisoria de aguas: la mayoría de los clubes que cederán jugadores al Preolímpico Sub 23 de Colombia pretenden que el fútbol postergue dos semanas su regreso, y que la pelota vuelva a rodar recién en febrero. Otros, como Rosario Central, expusieron su "apoyo solidario" a la postura de estos equipos, que cuenta con el aval explícito de la AFA. En la vereda de enfrente, las instituciones que se oponen hablan de la credibilidad y la seriedad que se perdería en caso de que la Superliga revierta un calendario que aprobó en julio de 2019 y que le presentó a la AFA en los primeros días de agosto pasado. Además, a los dirigentes que apuestan por el modelo Superliga no se les escapa que la voluntad política de los funcionarios de la AFA sea que todo el fútbol argentino vuelva a manejarse desde la calle Viamonte.

En otras palabras: el conflicto del calendario es una excusa. El pretexto de los futbolistas convocados les sirve a algunos clubes para explicitar su descontento con la Superliga -algunos dicen que no son escuchados; otros, que el "doble comando" debería acabarse-. La hoja de ruta de acá en adelante está clara. El comité ejecutivo primero, tratará de llegar a un consenso que parece improbable. Si no hay acuerdo, una eventual modificación en el programa de partidos deberá votarse. Como en todo escrutinio, habrá heridas. Vencedores y vencidos. Que los haya por algo tan sencillo como un calendario (dos fechas de él, en realidad) habla del grado de hostilidad en el que vive el fútbol argentino.

Lejos de ser espectador imparcial, la AFA tiene un rol protagónico en esta historia. Tanto, que ayer publicó un tuit en el que confirmaba las autoridades del partido postergado entre Independiente y River y hasta confirmó el día (está pautado para el domingo 19, a las 19.10, en Avellaneda). Segundos después, el tuit cambió. Lo único certero eran las autoridades (que no se modificaron) y el horario. La fecha pasaba a ser una incógnita. Desde la Superliga replicaron: "El partido entre Independiente y River se mantiene como estaba pautado". Así, en caso de que la Superliga decida modificar el calendario, mantener la fecha del encuentro postergado y retrasar dos semanas el reinicio del resto del fútbol, habrán pasado casi 20 días entre el encuentro entre los Rojos y los millonarios y la reanudación del torneo local.

El conflicto, que también se libra por una caja de $6.200 millones (ese es el presupuesto 2020 de la Superliga) expone las diferentes posturas entre los clubes. Pero también puertas para adentro. Al menos dos presidentes -uno de un club grande y otro de uno chico de la provincia de Buenos Aires- tuvieron sendos intercambios de opiniones con sus vicepresidentes porque ven la situación de maneras diferentes. Unos quieren que el fútbol se postergue y los otros, que el calendario se mantenga como está. El 2020 arrancó con una pelea que promete varios capítulos. Los clubes, como siempre, tienen la pelota.

La TV, otro reclamo

"Lo que reciben los clubes por los derechos de televisión es irrisorio", se quejó Ricardo Carloni, vicepresidente de Rosario Central, en TyC Sports. Pablo Moyano, vicepresidente de Independiente, fue por el mismo camino: "Es necesaria una negociación nueva con la televisión, nunca se van a quedar sin dinero, gracias a los clubes ganan millones de dólares", dijo el hijo de Hugo Moyano en FM 94.7. De acuerdo con el presupuesto 2020 de la Superliga, los clubes cobrarán este año $5500 millones por los derechos de TV.

Firmado en 2017, el contrato que regula la venta de los derechos de TV tiene una opción para renovarse en 2022 y hasta 2027. Las empresas también pueden optar por no continuar con el negocio. Según estimaciones de la industria de la TV, el fútbol pago tenía, a fines de 2019, alrededor de dos millones de abonados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.