Las consecuencias de la EPO

Según los expertos, disminuye la esperanza de vida
(0)
29 de octubre de 2000  

LILLE, Francia.- El doping de estos días mejora el rendimiento de los deportistas hasta límites sobrehumanos, pero también es un peligro potencial para la esperanza de vida, señalaron expertos que atestiguaron en el juicio del caso Festina, que escandalizó al ciclismo en los últimos tiempos.

"Si partimos de la base de que un consumo máximo de oxígeno de 85 es excepcional, he visto ciclistas que superan fácilmente los 90. Humanamente, es imposible", afirmó Antoine Vayer, ex entrenador del equipo Festina. Para él, el doping transforma a los campeones en superhombres.

La sustancia que desató todas las investigaciones es la eritropoyetina (EPO), que aumenta la cantidad de glóbulos rojos en la sangre y disminuye el ritmo cardíaco. Pero de acuerdo con la visión de los entendidos, la utilización excesiva de EPO conlleva numerosos riesgos físicos en los deportistas.

"Si hubiese sabido esto, habría elegido un deporte más sano", declaró desde París el ciclista francés Richard Virenque, que el martes último y tras dos años de continuas negativas, admitió que se dopó regularmente cuando compitió para Festina. Virenque, de 31 años, confesó que durante el Tour de Francia se aplicó hasta 500 dosis de EPO, cifra escalofriante si se piensa en los diez años de trayectoria del francés.

Cinco veces ganador del Tour el español Miguel Indurain, desmintió las acusaciones de doping que le infligió su compañero de equipo Thomas Davy. En una carta abierta al diario Marca, Indurain dijo:"No quiero entrar en esta polémica ni hablar de los miles de controles que he pasado en mi carrera. Si consigues triunfos, lo haces sobre la base de entrenamientos. Davy ya demostró en el pasado ser un desequilibrado".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.