Los equipos argentinos, una moneda al aire en la Copa Libertadores

Fuente: AP - Crédito: Thanassis Stavrakis
Ariel Ruya
(0)
4 de marzo de 2019  • 23:59

Rosario Central despidió a Edgardo Bauza, un símbolo de su historia, apenas semanas después de lograr la Copa Argentina, el 6 de diciembre pasado, frente a Gimnasia LP. Lo dirige, de modo interino, Paulo Ferrari, el Loncho, que se presentó en la derrota frente a Sol de Mayo, de Río Negro, por la Copa Argentina. El último triunfo en la Superliga ocurrió el 27 de noviembre de 2018; entre el campeonato y amistosos, suma 6 derrotas y 4 empates. El comienzo fue auspicioso, pero el equipo perdió frescura y recambio, con el transcurrir del tiempo. El laboratorio bajó su influencia y Néstor Ortigoza, el faro, pareció un jugador de salón. El Patón había asumido en mayo.

Godoy Cruz despidió a Marcelo Gómez, una de las apuestas que suele hacer el conjunto mendocino, siempre con buenos resultados con nombres desconocidos para el gran público. No fue el caso. Lo dirige, de modo interino, Daniel Oldrá, el Gato, que es el encargado de las divisiones menores y siempre se sienta en el banco de suplentes frente a la tempestad. Durante 2019, el Tomba perdió cinco partidos y ganó solo uno, un 3-2 sobre San Martín, de Tucumán. Sin figuras, solo sostenido por el Morro García y Ángel González, es un equipo vencido, sin la prepotencia que lo convirtió en subcampeón en el torneo pasado, el que consagró a Boca como bicampeón, con Diego Dabove como conductor, hoy en Argentinos. El Negro había asumido a fines de diciembre.

San Lorenzo mantiene la guardia alta con Jorge Almirón, uno de los mejores entrenadores de nuestro medio que, sin embargo, no puede ganar desde que se presentó en el Nuevo Gasómetro. Los números son más inquietantes que las producciones: 7 empates, 3 derrotas, 6 goles a favor y no convirtió en 6 partidos. La última victoria fue el 22 de octubre, un sufrido 2 a 1 sobre San Martín, de San Juan, con Claudio Biaggio como DT. El estilo escuálido y los resultados extraviados provocaron un golpe de timón. Los refuerzos –la mayoría, colombianos, a los que les cuesta el cambio de hábito– y los viejos conocidos –Blandi, Belluschi, Botta– no encuentran su mejor versión. El Negro asumió en noviembre.

Huracán se protege en un hijo de la casa, Antonio Mohamed, luego del portazo de Gustavo Alfaro, con aires de grandeza, ahora en Boca. El estilo –afilado, definido– de Alfaro en el Globo se transformó en una moneda al aire, en un equipo que perdió solidez y profundizó los tropiezos ofensivos. Lo sostienen Gamba y el colombiano Roa, extraña demasiado a Marcos Díaz, suplente en Boca. Con Mohamed, Huracán ganó solo un partido: 2-1 a Rosario Central. Suma tres derrotas y dos empates. El Turco asumió en enero.

San Lorenzo, Huracán, Godoy Cruz y Rosario Central están afilando la puntería: en pocos días, van a debutar en la Copa Libertadores. A partir del martes próximo empieza la etapa de grupos del torneo más importante del continente. San Lorenzo y Huracán sumaron los puntos necesarios en la temporada, Godoy Cruz fue un justo subcampeón y Central se clasificó por haber logrado la Copa Argentina. Pero hoy, ahora mismo, están perdidos. Ferrari asumió de apuro en Central y Lucas Bernardi volvió a Godoy Cruz, aunque hoy dirigirá Oldrá ante Olimpia. Almirón está contra la pared, reprobado por parte del público, y Mohamed, más allá del sentimiento, empezó a escuchar algunos murmullos.

.

Justo ahora, cuando se abre la puerta de un mundo soñado, están con la guardia baja. ¿Y River y Boca? River, el último campeón, el que revive todos los días la final más grande de todos los tiempos, sufre por los lesionados: de Casco a Palacios, la lista es larga. El domingo anterior le costó demasiado esfuerzo superar a San Martín, de Tucumán (2-1). Se salvó porque fue ignorado un penal para el conjunto tucumano. Con Newell’s (4-2) recuperó el poder de gol.

Boca, mientras gana, juega de mal en peor. No defiende como un equipo de Alfaro, no ataca como un conjunto de Guillermo. Se salvó el domingo porque fue ignorado un penal para Defensa y Justicia. "Hoy no estamos en condiciones de ganar la Copa", asegura Carlos Izquierdoz, zaguero de Boca. Es el mismo problema que tienen los demás.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.