La conexión qatarí del FIFAgate: los Jinkis negociaban con el actual presidente de PSG cuando estalló el escándalo