Río 2016. La historia detrás de Katinka Hosszú y de su particular marido: la nadadora húngara amenaza la figura de Phelps

Katinka Hosszú, en la pileta olímpica, durante la competencia olímpica
Katinka Hosszú, en la pileta olímpica, durante la competencia olímpica Fuente: AP
Fue la primera en conquistar dos medallas doradas durante estos Juegos Olímpicos
(0)
9 de agosto de 2016  • 09:29

RÍO DE JANEIRO.- Lloraba sin parar. Ella, la favorita, la campeona del mundo, había terminado cuarta en su especialidad en los Juegos Olímpicos Londres 2012. No tenía consuelo. Su principal rival era la presión. Y claro, perdió: sus músculos se agarrotaron durante la competencia y se tuvo que conformar con un diploma olímpico. Eso la llevó a tomar evaluar su retiro de la actividad. Sin embargo, su novio y entrenador, Shane Tusup, la convenció para que siguiera nadando. Aceptó.

Katinka Hosszú muestra su medalla de oro
Katinka Hosszú muestra su medalla de oro

Ayer, cuatro años después de aquella gran frustración, la nadadora húngara Katinka Hosszú, también conocida como 'Iron Lady', se convirtió en la primera atleta de Río 2016 en conquistar dos medallas de oro, con récord mundial incluido. Mientras Michael Phelps se roba las miradas, ella cosecha elogios y preseas. Y su ahora marido, quien la sigue entrenando, se convierte en una de las grandes atracciones de la redes sociales por la manera en la que vive cada competencia, con gritos, golpes en el pecho y festejos alocados.

La marcha triunfal de la húngara, de 27 años, comenzó el domingo pasado. Ese día, se impuso con una abrumadora diferencia en los 400 metros estilos para ganar su primera medalla olímpica y mejorar el récord mundial de la prueba en dos segundos: 4m26s36. "Sinceramente, llevaba un tiempo buscando ese récord, años pensando en ello". 24 horas después, volvió a colgarse una presea dorada en la prueba de 100 metros mariposa.

Shane Tusup, su entrenador/marido, sigue cada una de sus competencias de pie, casi devorado por los nervios. La transmisión de televisión lo sigue durante cada carrera y los espectadores se entusiasman con cada uno de sus gestos. Pero todo lo divertido que puede ser para el ojo ajeno lo tiene de exigente en cada entrenamiento. "Es un entrenador bastante duro, aunque en casa es muy dulce, cariñoso y muy divertido. Así que nos reímos mucho", confesó la flamante campeona olímpica.

La estadounidense Jessica Hardy, quien fue entrenada por él, fue mucho más contundente en la definición que le dio a The New York Times: "He visto mucho comportamiento inadecuado. Los entrenadores son exigentes, pero él está a otro nivel. Da miedo". Shane, en cambio, aseguró que Hosszú tiene la libertad para cambiar de entrenador cuando lo considere necesario: "Siempre le digo que si encuentra un entrenador que la haga mejorar o si cree que lo que estamos haciendo no funciona y le parece que es tiempo de cambiar, tiene que decírmelo porque le daré paso al nuevo".

El marido de Katinka Hosszú, con un tatuaje de la Iron Lady
El marido de Katinka Hosszú, con un tatuaje de la Iron Lady Fuente: AP

Hoy, la húngara resalta el trabajo realizado en el último ciclo olímpico. "Fue un viaje largo para mí. En 2012, después de graduarme y convertirme en profesional, sentía que Londres era mi momento. Pero sentí la presión y estaba súper nerviosa antes de la final. Sólo quería que se acabara. Después de trabajar con Shane en Londres, decidimos continuar, seguir nadando. Y me lo estoy pasando bien. Estaba un poco preocupada antes de venir a Río por si me venían las mismas sensaciones que en Londres. Pero no fue así".

Y agregó: "Los últimos cuatro años me estuve preparando para competir, entrené prácticamente durante los cuatro años. No me tomé más de un día libre. Fueron cuatro años duros, pero siento que mejoré mucho gracias a esas temporadas. El principal cambio es que ahora puedo decir que soy campeona olímpica, algo que aún no he procesado del todo".

La cosecha de Hosszú puede aumentar: en los próximos días, tiene previsto participar en los 100 y 200 metros pecho, los 200 mariposa y los 200 estilos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.