Nelly Giscafré, la creadora de la mente de Leona y que busca revivir la mística del equipo

Nelly Giscafré comenzó a trabajar con las Leonas en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000
Nelly Giscafré comenzó a trabajar con las Leonas en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 Crédito: VILLARPRESS
Sheila Shab
(0)
27 de julio de 2018  • 19:23

LONDRES.– Cuando nombran a las Leonas fundadoras, también se lo menciona a Sergio Vigil. Y debería aparecer, a continuación, el nombre de una trabajadora silenciosa, pero no por eso menos importante para el hockey femenino: Nelly Giscafré , la psicóloga del equipo.

Giscafré comenzó a trabajar con el seleccionado femenino de hockey tiempo antes de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Fue en esa ciudad de Australia donde nació el apodo a partir de una motivación de la profesional como estrategia de identificación. ¡Y vaya si dio resultado: las chicas lograron la medalla plateada! Desde ese momento, la psicóloga se mimetizó con la representación y se propuso también defender a este equipo como una Leona más.

A partir del 2010, había dejado de trabajar de forma grupal y comenzó con las atenciones individuales a las chicas. Hace nueve meses, Belén Succi , capitana de la selección, le pidió al actual cuerpo técnico, comandado por Agustín Corradini , que sumaran al staff a la experimentada mujer que podía devolverle la mística a un equipo tan joven que desconocía lo que era ser una verdadera Leona.

"Primero me llamó Belén y después Agustín para decirme que les interesaba mucho la transmisión de los valores. No podía decir que no. Para mí las Leonas son todo", explicó quien ahora acompaña al plantel para contenerlo emocionalmente.

Primero me llamó Belén y después Agustín para decirme que les interesaba mucho la transmisión de los valores. No podía decir que no. Para mí las Leonas son todo
Nelly Giscafré

Para este Mundial, Giscafré no estaba dentro de la nómina del staff que viajaría a Londres, pero las jugadores querían que formara parte del grupo. Así que hablaron con la Confederación Argentina de Hockey, levantaron la voz y acordaron con la dirigencia hacer una acción de marketing con una marca que aportó económicamente para que Giscafré se sumara a la delegación. No estuvo en el primer partido contra España, que fue victoria argentina por 6 a 2, pero llegó a Inglaterra la noche anterior a la derrota ante Alemania por 3 a 2. Un momento crucial.

–¿Qué pensás que falló en el partido contra Alemania? ¿El juego, la cabeza?

–Hay muchas chicas jóvenes que debutaron en un Mundial. No es tan sencillo, la inexperiencia puede jugar en contra. Agustín (Corradini) hizo mucho para que tuvieran rodaje y no les pesara, pero es difícil. Igual, pudieron revertir la situación y tuvieron muchos más ataques en la segunda mitad. Eso es muy meritorio.

–¿Cómo se trabaja para levantar anímicamente a un equipo que debe volver a jugar a las 72 horas?

–Tienen que entender que perder es una posibilidad, y se aprende mucho más perdiendo que ganando. Te muestra en qué estás fallando como equipo e individualmente. Los partidos nunca son iguales, son dinámicos. La Argentina le ganó 6 a 2 a España y España venció 7 a 1 a Sudáfrica. Todo puede pasar. El rival también quiere ser campeón y hace todo lo posible. Trato de transmitir eso. A mí me ocupa y me preocupa la unión, en las buenas y en las malas. Es un equipo joven y tiene muchas fuerza: perdieron y no se pelearon, eso es muy importante. Un equipo no puede basarse solo en éxito para tener confianza.

–En un torneo, no hay mucho tiempo. ¿Cuánto debe esperar el profesional después de la derrota para conversar con los jugadores?

–Hay que respetar siempre el momento de bronca. La tolerancia a la frustración es una cualidad que debe tener un deportista de alto rendimiento, pero cada uno es diferente: a veces me acerco enseguida, otras espero o vienen ellas, o me alejo si necesitan estar solas. Un psicólogo debe tener empatía con quien trata.

Las Leonas tuvieron una charla con la psicóloga la mañana siguiente a la caída ante Alemania. El ánimo, después de esa charla en conjunto, mutó. Del silencio a la alegría otra vez y la sensación de que el grupo tiene que atravesar por estas situaciones de angustia para resurgir. "Trabajamos para que el equipo esté listo en todo momento. Confiamos mucho en ellas, y tenemos la sensación de que están dando todo, y eso es lo mejor que les puede pasar", aseguró Giscafré.

Antes de viajar, una de las actividades que realizaron fue el de armar una bandera, que hoy las acompaña desde el vestuario, con 18 retazos que se unen con velcro. Cada una escribió en una parte lo que le aporta al equipo, y luego lo unieron en pos de conformar un todo. Así explican el lema que eligieron para acompañar a este plantel: "Todos somos Uno".

Giscafré coincide en lo que varias veces remarcaron el entrenador y Succi, la capitana: volvió la mística. Para ellos algo se había perdido en el medio.

–Decís que este equipo se parece a las primeras Leonas. ¿Qué les ves en común?

–Las ganas de ganar. En el brindarse y darlo todo. Son chicas. Muchas son del interior, están solas en Buenos Aires, otras dejan sus carreras. No es fácil ser Leona, no es para todos.

–También sienten presión por todo eso…

–Sí. Pero ninguna se quiere ir.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.