Juan Carlos Noriega ganó el Carlos Pellegrini y le contó cómo lo hizo al Beto Márcico

Noriega se llevó la copa del Carlos Pellegrini por tercera vez
Noriega se llevó la copa del Carlos Pellegrini por tercera vez Fuente: LA NACION - Crédito: Carlos Lares
Carlos Delfino
(0)
15 de diciembre de 2018  • 22:47

"Panzón, ¿viste qué muñeca que tengo?", pregunta Juan Carlos Noriega, con la oreja puesta en un teléfono que le acercaron en la puerta del Comisariato. Lanza carcajadas con la picardía cordobesa y pone atención en la respuesta del interlocutor mientras busca miradas cómplices en los que lo rodean. Había pasado poco más de media hora de la tercera vez que el jockey ganó el Carlos Pellegrini –todas en esta década– y la lluvia de felicitaciones incluía el llamado de Alberto Márcico, el ex futbolista de Boca Juniors, el equipo de sus amores. El enlace era otro Beto que vistió la camiseta xeneize en los inicios de la década de ’90: Luis Carranza. "Hay que mantenerlo o te quedás sin nada para el final", le explica Chupino sobre el desarrollo, antes de agradecerle al 10 una y otra vez por el gesto. Con esa pasión y humor lo vive. Los amigos nunca faltan. Menos tras vencer en la silla de Il Mercato.

Ayer se levantó a las 12 y salió a trotar alrededor del hipódromo para cuidar el peso. "Tenía que correr de 54 kilos. Me rebajé 600 gramos nada más", confiesa. Llegó bien descansado a la tarde en la que todos quieren ser protagonistas y trabajó duro para ganar la más deseada, por una cabeza. "Sabíamos que el potrillo era más de lo que había demostrado. En el Nacional también quisimos correrlo adelante, pero no largó tan bien pisado. Esta vez salió espectacular y enseguida vi que ninguno de los que me podía pelear estaba cerca. Igual, al principio lo noté acelerado y tomó un tiempo serenarlo. Ya a partir de la mitad de carrera me gustaba", repasa Noriega, que el 26 de este mes cumplirá 45 años.

Aunque se entusiasmó por el ritmo del puntero, a dos cuadras del disco fue cuando tuvo la convicción de que ya no iba a perder. "Al entrar en la recta, el caballo cambió de mano a la derecha y en los 200 metros volvió a la zurda. Se me venía por afuera el de Pablo (Sixties Song) y el otro (For the Top) por adentro, pero si no me habían pasado de largo ya creía que no me iban a ganar", extiende el relato el jinete. Fue así, pero sin margen para festejar antes de tiempo meneando la mano como la Mona Jiménez. Otro modo de visibilizar sus orígenes.

El vendaval de saludos y pedidos de fotos no se detiene mientras habla con La Nación. Cerca sigue la barra, la que se junta los martes a la noche en su casa para comer y divertirse jugando al truco. "Es la Peña Chupino", aseguran, en alusión al apodo que trajo desde El Crispín, su tierra, a unos 80 km de la capital de la provincia. Carranza sigue ahí, también su hijo Guido y "mi amigo Chocolate de Saavedra". Ellos son parte del grupo que incluye a otros ex futbolistas, como el Tano Facciuto, Chacho Cabrera y Daniel González, además del jockey Wilson Moreyra. Pasado mañana no habrá festejo especial, sin embargo, porque esperarán el regreso de Abu Dhabi del otro integrante, Nacho Fernández, concentrado en el Mundial de Clubes con River.

"Este año termina bien, pero no había ganado tantas. Estoy acostumbrado a ganar entre 160 y 180, pero ahora debo estar en unas 110", sostiene, y no quiere saber nada con llevar el estigma de haberle ganado a Falero el que pudo ser su último Pellegrini. "Ojalá que siga. Marcó una época y aunque se nota que ya quiere descansar un poco, uno no quiere que se retiren colegas de tanta calidad", dice. Es el único instante que se pone serio. Enseguida volverían las risas: lo esperaban en el cuarto de jockey para raparlo sus colegas.

DOS BUENOS EMBAJADORES

Hi Happy, ganador invicto del Pellegrini de 2015, y Village King, tercero en esa misma prueba el año pasado, corrieron ayer en los Estados Unidos en diferentes clásicos bajo la lluvia, en Gulfstream Park. Hi Happy quedó tercero a poco más de tres cuerpos en un Grupo 2 sobre 1800m en la pista de césped, y Village King terminó cuarto, a un cuerpo y tres cuartos, en un Grupo 3 sobre 1700m en la cancha de arena del hipódromo de Hallandale Beach. Ambos ejemplares siguen representando a las mismas caballerizas para las que corrían en la Argentina.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.