Roby Gattiker, la leyenda del paddle y el apasionado del tenis que compite contra los mejores a los 51 años

Roby Gattiker fue un símbolo del padel argentino en los 90
Roby Gattiker fue un símbolo del padel argentino en los 90
Andrés Vázquez
Fernando Vergara
(0)
7 de junio de 2019  • 23:59

El cuerpo y la mente de los deportistas de elite tienen un ritmo. Se acostumbran a ciertas vibraciones provenientes de sus pasiones que son difíciles de abandonar. A Roberto Gattiker el paddle le corre por las venas, transita su alma. Con 51 años, Roby fue el símbolo de este deporte en los 90. Y actualmente es una leyenda que recorre las canchas del país, que se da el gusto de jugar en el circuito internacional y que además disputa para la Argentina los mundiales Senior de tenis, su otra pasión. Un batallador incansable que, según confiesa, no puede ni quiere dejar de practicar deportes.

Gattiker, ex número 1 del mundo y ganador de once mundiales, camina por el predio de La Rural, donde se desarrolla el Buenos Aires Paddle Master -etapa del World Paddle Tour- y firma autógrafos a cada paso. Hay fotos, pedidos de selfies y abrazos del público. Pasaron más de 25 años desde su irrupción, pero el cariño no cesa. Es una referencia. "Tomo esto de una forma maravillosa. La gente me trata muy bien, me cuentan sus recuerdos de aquella época. Las sensaciones son únicas", confiesa el hombre que le dio paso a la leyenda. El padelista que siempre llevó la bandera argentina a lo más alto.

En reconocimiento a su trayectoria, el WPT le hizo un guiño a Roby (7 de octubre de 1967, San Isidro) otorgándole un wild card para que participe del certamen porteño. Nada le borra la sonrisa, ni siquiera la caída en los octavos de final. A pesar de perder con Denis Perino contra los españoles Francisco Paquito Navarro y Juan Lebrón, Gattiker recibió una ovación por parte del público que llenó la pista 1 de La Rural para verlo en acción. "Estoy feliz por haber jugado en esta ciudad. Que todo el estadio coree mi nombre es precioso y me llena de orgullo. Y más a la edad que tengo yo. Fue lo más lindo que me pudo pasar", resalta.

A pesar de que los años se siguen apilando sobre su figura diminuta, nada erosiona el talento y el espíritu competitivo que lo llevó a convertirse en uno de mejores exponentes del paddle mundial. "Yo juego todos los días, la competencia es mi vida. Nunca dejé de hacerlo. El físico me da y amo hacer esto. Cuando me siento mal entro a una cancha de paddle y me olvido de todo, me baja a la tierra. Ese es mi lugar en el mundo. Y mientras pueda hacerlo, aunque tenga más de 50 años, lo haré", apunta.

Gattiker es parte de un deporte que fue furor en los 90. Del paddle donde lucían grandes remeras, vinchas, melenas y pantalones muy cortos. Él siempre tendrá a mano ese pañuelo que luego se colocará en la frente como sello distintivo. De hecho, la vinchita es parte de la indumentaria que desde este año sacó a la venta con su nombre. Es ese jugador que a inicios de la mencionada década, en compañía de Alejandro Lasaigues, filmaba publicidades, recorría estudios de televisión y cosechaba amigos en todo el mundo. Desde el ex presidente español José María Aznar hasta Carlos Moyá o Raúl, el ex delantero de Real Madrid. "Con Aznar jugamos en España, sí, y nos sirvió para darle promoción al deporte", explica. Alguna vez, también, Roby compartió una cancha con el presidente argentino Mauricio Macri.

La familia Gattiker siempre estuvo relacionada con el mundo de las pelotitas amarillas. Carlos y Alejandro, primos de Roberto, disputaron varios años el circuito tenístico de la ATP. El Colorado, además, fue capitán argentino de la Copa Davis. Y ese también fue el camino inicial de Roby, que llegó a estar 397º del ranking mundial. Su facilidad para la práctica del deporte hace que cambie de la paleta a la raqueta en un abrir y cerrar de ojos: hoy es el Nº 2 del ranking nacional de tenis Senior en la categoría + 50. "Todos los días juego a ambos deportes. Me cuesta mucho abandonar, es la realidad. Sin esto me siento raro, vacío. Los días en los que no hago deporte estoy mal: me duele la panza, me siento cansado. Es algo necesario en mi rutina. Estoy siempre activo", confiesa. Y trata de arreglarse para sincronizar ambas competencias: "Hago de todo, también juego los Interclubes. En tenis hace poco gané el Campeonato de la República. En todos los torneos que me presenté fui campeón en el Senior", añade. "¡Y también en el campeonato del CASI!", aporta a su lado su mamá Amanda, que a los 4 años lo llevó de la mano con su papá Eduardo a practicar deportes en este club de San Isidro. Esta temporada, la raqueta también llevará a Roby a Madrid, Marbella y Portugal. De un lado a otro.

Activo, ingenioso, inquieto. Gattiker disfruta plenamente de su familia. Recientemente, con su mujer Estefanía recibieron a la nueva debilidad de la casa: Guadalupe, su beba de apenas seis meses. Así, a su rutina diaria Gattiker le añade recorridas por todo el país. Le encanta viajar por todo el mundo, dice, pero fundamentalmente por la Argentina para brindar clínicas y charlas. "Como sea, yo le quiero devolver al paddle algo de lo me dio a mí, que es todo. Y si es en mi país, mejor. Este deporte está más vivo que nunca", enfatiza.

En la Argentina, los números todavía no alcanzan para equipararse con la actividad de los 90, cuando, según estiman en la Asociación de Paddle Argentino (APA), había más de 40.000 canchas y cuatro millones de jugadores federados. Sin embargo, el entusiasmo se está recuperando y actualmente calculan que hay unas 25.000 canchas en el país. "Acá el resurgir es importante. Hoy me vinieron a ver tres personas. 'Estamos armando un club nuevo', me dijeron. Y así constantemente. Cuando viajo al interior me quedo impresionado porque lo juega muchísima gente. Pongo otro ejemplo: en Buenos Aires, en el Racket Club, hace poco tiempo había 35 personas y actualmente van entre 150 y 200 a practicarlo con continuidad. El crecimiento es progresivo", sostiene.

En el medio de sus viajes, recientemente el padelista tuvo otro motivo de orgullo: la "Roby Gattiker Cup", el torneo disputado en Chaco que reunió a los mejores exponentes del país y Sudamérica. El certamen entregó 5000 dólares en premios y 2500 puntos para el ranking nacional. "Creo que el resurgir en este país es mejor que en los 90. Eso fue un boom impresionante y lo jugaba todo el mundo, aunque no tan organizados. Ahora, todo esto que transcurre acá está bien apoyado, con bases sólidas. Se lo toma más como un deporte y no tanto como un juego. Por otro lado, la movida en Europa es enorme. España maneja todo y son muy cuidadosos en el trato al jugador y las estructuras", indica.

La temporada 2019 es la más internacional de la historia de World Paddle Tour porque México, Inglaterra y Brasil se sumaron al calendario. Esas etapas se añadirán a destinos como Suecia y Portugal. De hecho, el año anterior fue el de los récords para este circuito. Tuvo 27 pruebas en 9 países y más de 2900 encuentros oficiales celebrados entre torneos de categoría Challenger, Open, WOpen, Master y Master Final. Así, el WPT contó con más de más de 225.000 asistentes a los estadios. Además, el streaming mantiene su crecimiento. Los 190 partidos retransmitidos generaron más de 23 millones de visualizaciones en las emisiones en directo y bajo demanda en el canal en Youtube. Por otra parte, el crecimiento en redes sociales ha sido del 42 por ciento en 2018.

Apasionado, emprendedor y competitivo cien por cien, Roby Gattiker alcanzó en el mundo del paddle lo que muy pocos lograron: convertirse en una leyenda. La autenticidad de su juego y la pureza de su carisma fueron fundamentales para la expansión y subsistencia de un deporte que nuevamente está tomando trascendencia en la Argentina.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.