Rugby. El camino al cielo y al infierno