El Canario del Cardenal: Gosio cumplió 200 tries en Newman y sigue buscando el primer título

A los 36 años, Agustín Gosio sigue rindiendo para Newman.
A los 36 años, Agustín Gosio sigue rindiendo para Newman. Crédito: Mauro Alfieri
Agustín Monguillot
(0)
6 de septiembre de 2019  • 08:45

No importa en qué cancha juegue. El hit de León Gieco nunca falta cuando juega Newman. "Solo le pido a Dios // que el Canario juegue para siempre. Que no se retire nunca // para toda la alegría de la gente". El Canario es Agustín Gosio.

A los 36 años, el expuma es una leyenda viviente del Cardenal y del rugby de Buenos Aires. Da la sensación de que el tiempo pasa para casi todos y no para él. El sábado pasado llegó al mojón de los 200 tries, una cifra prácticamente imposible de igualar en este escenario en que el profesionalismo le saca cada vez más terreno y jugadores al rugby de clubes.

Doscientas veces protagonizó Gosio una imagen como esta: el back acumula dos centenares de tries con los colores de Newman.
Doscientas veces protagonizó Gosio una imagen como esta: el back acumula dos centenares de tries con los colores de Newman. Crédito: Mauro Alfieri

Desde su debut, en 2002, el back lleva 18 temporadas en la primera. No hay otro jugador en actividad que tenga tantos tries, pero a él no lo moviliza la estadística: "No sabía. Me había enterado de los 100, pero después le perdí la cuenta. Es lindo entrar al in-goal, pero no hay que estar tan pendiente de eso, sino del equipo y el juego", expresa para LA NACION.

Gosio siempre se destacó en el rugby local, pero también hizo lo suyo como jugador internacional. Su currículum marca tres caps en los Pumas y un título de campeón de la Copa Vodacom en Pampas XV, el embrión de la incursión del rugby argentino en el superprofesionalismo. Y también, un gusto que no muchos se dan: un try en un mundial. En su caso, el que anotó frente a Georgia en Nueva Zelanda 2011.

"Juego con chicos a los que les llevo 16 años y lo disfruto mucho", dice Agustín. Es en esta frase donde adquiere relieve su presente. Sucede que Gosio se mantiene vigente en un rugby que es amateur en los papeles, pero que exige dedicación cuasi profesional. "Trato de entrenarme más y descansar. Ya estoy con lo justo, pero trato de aportar oficio y experiencia", cuenta quien se ha desempeñado en su carrera como wing (su función actual), centro y fullback.

La goleada por 75 a 15 sobre el condenado a descender Atlético del Rosario, del último sábado, fue el cuarto triunfo consecutivo de Newman. El envión le permitió meterse en la zona límitrofe de la tabla de posiciones del Top 12 entre playoffs y no playoffs, con el mismo puntaje (57 unidades) que Pucará. El Cardenal no depende de sí mismo: si ambos terminan igualados al cabo de las dos fechas que restan, se clasificará el club de Burzaco por haber vencido en los dos encuentros entre ambos en el torneo. Por lo pronto, este sábado el conjunto de Benavídez visitará a CASI en La Catedral, y su rival directo en este carrera hará lo propio con CUBA en Villa de Mayo. También sus adversarios de esta 21ª jornada están disputando algo importante: la permanencia directa en la elite del rugby de Buenos Aires, evitar el repechaje.

"Canario" Gosio, un histórico con la camiseta bordó.
"Canario" Gosio, un histórico con la camiseta bordó. Crédito: Mauro Alfieri

Tras un inicio irregular de temporada, Newman enderezó su camino a la par que Gosio ganó continuidad, después de jugar poco y nada en la primera mitad del Top 12 por un desgarro y un esguince de rodilla. Cuentan que dio a entender que puede ser su último año, pero él no lo confirma: "No sé. Voy a decidirlo a fin de temporada", sostiene.

No es el momento como para pensar en eso. Lo único que él tiene en la mente es que Newman vuelva a jugar una semifinal de URBA al cabo de dos años. Desde hace más de una década el torneo tiene, más o menos, los mismos animadores principales. El club de Benavídez es el único de ese lote central que no tiene títulos oficiales. La vez que estuvo más cerca fue la de la final de 2008 que perdió contra Hindú; Gosio la vio en la tribuna porque se había fracturado una clavícula en la semifinal. Sí estuvo en las definiciones del Nacional de Clubes de 2015 y 2018, en las que el Cardenal cayó frente a Hindú, su bestia negra.

Levantar una copa sería el broche de oro de una carrera intachable, que superó las expectativas de su propio protagonista: "Si hace unos años me hubieran dicho que iba a estar jugando a esta edad, no lo habría creído. Seguir jugando en este nivel y ayudar a este equipo me dan alegría. Lo disfruto como en el primer año", valora el pelirrojo del cabello rizado. Ahí está el secreto del Canario que no siente el paso del tiempo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.