El invicto del CASI peligró, pero fue rescatado a tiempo