El juego de las diferencias: Jaguares y Sunwolves, dos caminos para un mismo destino

Debutantes absolutos, arrancaron con buenas sensaciones y expectativas, pero luego encadenaron derrotas; chocan el sábado
Alejo Miranda
(0)
17 de abril de 2016  • 21:51

TOKIO.– Las coincidencias entre Jaguares y Sunwolves se agotan rápido. Los dos son debutantes absolutos en el Super Rugby, los dos atraviesan un presente rugbístico complicado. El sábado se enfrentan entre sí en un duelo que ambos ven como una buena posibilidad de revertir la seguidilla de derrotas. Un choque entre dos formas de ver el rugby de dos países que, por distintos caminos, intentan llegar a codearse con las potencias.

Si a priori los Jaguares eran amplios favoritos, la derrota del viernes con Crusaders puso en duda aquella presunción, más allá de que un día más tarde los Sunwolves le devolvieron algo de sentido cuando sufrieron una de las peores caídas en la historia del torneo: 92-13 ante Cheetahs, sólo comparable con el 92-3 de Bulls sobre Reds de 2007 y el 96-19 de Crusaders ante Waratahs de 2002.

Los dos equipos hicieron autocrítica. "Sunwolves está a nuestra altura", dijo Pablo Matera. "Tenemos que ser humildes y no sentirnos mejor que nadie", agregó Creevy.

"Tenemos que reinventarnos", dijo desde la otra vereda Shota Horie, capitán de Sunwolves. El hooker es uno de los ocho integrantes del plantel que representaron al seleccionado nipón en el Mundial, una escuadra que no está a la altura de lo que se esperaba. A pesar de que a Japón le otorgaron la plaza a fines de 2014, luego de muchas idas y venidas, no fue sino hasta septiembre de 2015 que se rubricó. Los clubes de la Top League (la liga profesional que se disputa de noviembre a enero) no querían ceder sus jugadores, aunque cedieron en parte. La única estrella internacional que ficharon fue el apertura samoano Tusi Pisi, además del ex tercera línea de los Pumas Tomás Leonardi.

El australiano Eddie Jones, ex entrenador del seleccionado nacional, había sido apuntado como director de rugby, pero renunció para hacerse cargo de Inglaterra, y sobre la marcha contrataron a Mark Hammett, ex hooker de los All Blacks, que tuvo tres semanas para preparar al equipo.

La UAR, en cambio, apostó a los Jaguares como forma de potenciar el seleccionado y contrató a buena parte de las figuras locales que actuaban en Europa. El equipo depende totalmente de la Unión. Los Sunwolves, que como el seleccionado necesita nutrirse de figuras del extranjero, si bien están regentados por un órgano creado por la unión japonesa (JRFU), cuenta con la participación de capitales privados.

Así y todo, llegaron bien al estreno. En el debut en casa jugaron un digno partido ante Lions (derrota 26-13) ante 20.000 espectadores, superando incluso lo que convocaron los Jaguares en Vélez (18.200 por partido). Un buen aforo y con entradas accesibles a partir de 1000 yuanes (130 pesos).

Les siguieron tres caídas ajustadas, pero en los últimos dos partidos comenzaron a sentir el desgaste y fueron goleados. Como los Jaguares, los Sunwolves deben afrontar largas giras, con el aliciente de que tres de sus partidos como locales los juegan en Singapur.

Jaguares y Sunwolves, Argentina y Japón, dos caminos distintos que buscan llegar al mismo destino. El sábado se encontrarán en una encrucijada.

am/jt

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.