La muerte de Mateo Uriburu: entre el dolor, la prevención y la imposibilidad de lograr el riesgo cero

Mateo Uriburu, el chico de SIC que falleció en Sudáfrica
Mateo Uriburu, el chico de SIC que falleció en Sudáfrica Crédito: SIC
El fallecimiento del juvenil en Ciudad del Cabo volvió a despertar inquietud respecto de los aptos médicos de los jugadores; las exigencias dispuestas en las fichas de evaluación precompetitiva que requiere la UAR
(0)
11 de marzo de 2014  • 12:15

Tristeza y dolor. El ambiente del rugby argentino continúa golpeado por el fallecimiento del juvenil Mateo Uriburu, el rugbier del San Isidro Club que murió mientras estaba de gira con los equipos de menores de esta entidad, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Uriburu, de 17 años, sufrió una arritmia el martes pasado, y a pesar de ser internado y tratado rápidamente por el doctor Enrique Miguens, médico que acompañó a la delegación, no consiguió recuperarse y falleció anteayer. En los próximos días, y luego de realizarse los trámites correspondientes ante el consulado argentino en Sudáfrica, se aguarda la llegada del cuerpo del joven, que durante su internación estuvo acompañado por sus familiares, que viajaron al enterarse de la situación. Por pedido de los allegados a Uriburu, también se decidió que la gira de los equipos menores del SIC, con una delegación cercana a las 110 personas, continuara como estaba previsto, con regreso el fin de semana próximo.

Desde luego, la noticia de la muerte de Uriburu volvió a despertar inquietudes sobre los riesgos para la salud dentro de la actividad deportiva, y más en concretamente en el rugby, una disciplina que ya ha sufrido varios inconvenientes en este sentido. Aunque hay una cierta coincidencia en que, más allá de las medidas de prevención que se tomen y de los estudios que se realizan -y son obligatorios- para quienes quieren competir, es difícil la prevención absoluta.

Héctor Kunik, titular de la Asociación Metropolitana de Medicina del Deporte, comentó al respecto: "El riesgo cero es imposible. Para la prevención muchas veces se depende de la edad de la víctima; en los casos de gente joven, muchas veces tiene que ver con problemas cardiológicos de tipo congénito. De todos modos, no existe una certeza plena respecto de un problema que no fue detectado con los estudios habituales. A veces, cuando suceden estas desgracias, todos se preguntan: ¿cómo pueden pasar estas cosas si todos fueron sometidos a estudios? La respuesta es que no hay una seguridad del ciento por ciento, ninguno de los estudios que existen, sea cual sea la complejidad que tengan, cubre el total de posibilidades. Hay un porcentaje de personas que sufren de muerte súbita aparentemente sin causa, incluso en chicos jóvenes; eso no significa que una persona pueda morir sin tener un fundamento específico, sólo que a veces no se llega a detectar ese elemento".

Para emprender una gira competitiva de esta trascendencia, Uriburu, al igual que el resto de los juveniles integrantes del plantel del SIC en Sudáfrica, tenían todos los certificados médicos presentados, según señaló Ignacio Meyrelles, entrenador de los menores de 18 años del SIC, a Radio Latina.

En este sentido, la UAR, desde hace cinco años, intensificó la complejidad de la ficha médica que cada jugador debe tener aprobada para participar en competencias oficiales. La UAR, para esta temporada, dispuso una evaluación precompetitiva para los mayores de 18 y otra para los menores. En el examen de la historia clínica se remarca que "debe realizarse todos los años", y requiere antecedentes de "dolor torácico de esfuerzo, síncope-casi síncope no explicado, disnea, soplo cardíaco, elevación de la presión arterial, antecedentes de asma, epilepsia, diabetes y alguna enfermedad crónica". También solicita antecedentes en el historial familiar de "muerte cardiovascular prematura antes de los 50 años en por lo menos un pariente, incapacidad por enfermedad cardíaca en por lo menos un pariente con menos de 50 años de edad e historia familiar de cardiomiopatía hipertófrica, síndrome de QT largo o arritmia significativa". Se pide en forma anual un electrocardiograma, que es obligatorio "al ingresar el jugador a la categoría menores de 18 años", y también una serie de exámenes especiales cuando el juvenil comienza la etapa de competencia, a los 15. La autorización para jugar, en estos casos, debe ser firmada por los padres del menor.

Vale recordar que, a principios de 2009, la UAR decidió intensificar los estudios médicos preventivos que debía hacerse cada rugbier, luego de un 2008 en el que fallecieron Álvaro Acosta (18 años), Juan Cruz Migliore (20) y Andrés López Astigarraga (30). En ese entonces, desde algunos sectores, se señalaba que las nuevas exigencias no garantizaban una disminución real del riesgo, y además, por el costo elevado, eran difíciles de sobrellevar para varios clubes. "Cada agrupación deportiva usa el método que considera más adecuado para la prevención. Nosotros pensamos que es preciso unificar la metodología de evaluación, pero es un tema que sucede también a nivel internacional. El tema central son los certificados médicos, es algo muy grueso y que no se puede tomar a la ligera. Un certificado mal hecho, o sin la revisión completa de la persona que va a hacer la actividad física, puede derivar en complicaciones muy serias para esa persona y para el médico que certificó sin evaluar", advirtió el doctor Kunik.

La tragedia volvió a golpear al rugby argentino. La comunidad de este deporte lamentó el fallecimiento de Uriburu en una misa que contó con una enorme concurrencia. Mientras, es tiempo de acentuar esfuerzos en la prevención, aun cuando no siempre sea posible evitar situaciones críticas.

ADEMÁS
UAR

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.