Entre lágrimas, Fernández Lobbe se despidió de los Pumas: "Dejamos una marca en la gente"

Fuente: Reuters
Corcho se retiró del seleccionado; del equipo rescata lo que generó en los hinchas, y de sus 11 años en el seleccionado, las relaciones humanas
Alejo Miranda
(0)
30 de octubre de 2015  • 23:49

LONDRES.– Empezó a llorar antes de salir del campo de juego, cuando fue reemplazado a los 52 minutos, y a juzgar por lo enrojecidos que tenía los ojos 45 minutos más tarde, cuando salió a hablar con la prensa, se infiere que lloró mucho más. "Es muy duro", admitió Juan Martín Fernández Lobbe , que ayer jugó su último partido con la camiseta de los Pumas. "Nadie te prepara para saber que es el final. Le entregué mi vida a esta camiseta durante 11 años. Se disfrutó muchísimo. Ahora hay que mirar adelante y ser el hincha número uno. Me voy tranquilo, me voy en paz", soltó.

Fernández Lobbe es uno de los siete jugadores de este plantel que ya no seguirán en el seleccionado. Como la UAR estableció que los que jueguen en Europa no podrán actuar en el equipo nacional, él, Marcos Ayerza, Marcelo Bosch, Horacio Agulla, Juan Imhoff, Juan Figallo y Mariano Galarza se despidieron ayer. En el caso de Corcho, el retiro es definitivo.

"La decisión fue tomada de a poco. Lo que más puedo agradecer al staff es que me hizo dudar muchísimo. Porque la pasé bien, porque me divertí con el rugby que propusimos, con el espíritu, con las ganas de trabajar, la humildad de todos", continuó, ya repuesto de la emoción inicial. "Me voy tranquilo porque entregué todo lo que tenía a esta camiseta y ahora es el momento de que todos esos grandísimos jugadores tengan la mayor cantidad de tiempo en la cancha para llegar volando al 2019", añadió.

Fernández Lobbe tuvo su adiós a los 33 años, al cabo de 65 partidos en el conjunto nacional. Jugó tres Mundiales (medalla de bronce en Francia 2007) y fue capitán en 2012 y 2013. Ahora continuará su carrera en Toulon, el mejor club de Europa, donde es una de las figuras desde hace seis años.

–¿Fue difícil jugar hoy para vos?

–Uno piensa que no, pero no es fácil prepararse para saber que no va a ponerse esta camiseta nunca más. No es una excusa. Habría querido jugar aún mejor. Entregamos todo por siete partidos. Hoy tiramos todo lo que teníamos, no queda más en el tanque.

–¿Qué le dejás al equipo?

–Es mucho más lo que me deja el equipo a mí. Yo entregué todo lo que tenía. Con buenas decisiones, con malas, pero siempre pensando qué era lo mejor para el equipo.

–¿Tu decisión tiene que ver con la medida de la UAR respecto a los que juegan en Europa?

–Empezó por eso, pero después fui analizando tranquilo y creo que es el momento. Me pongo a pensar en tantas cosas que me dio esta camiseta y se me haría muy difícil sentir que no tengo todo eso para entregar.

–¿Hay posibilidad de que vuelvas a estar relacionado con los Pumas desde otro lugar?

–Sigo siendo jugador. Veremos. Siempre voy a estar dispuesto a dar una mano a este equipo. Pero ahora me toca disfrutarlo como hincha y emocionarme desde la tribuna.

–¿Cómo se va a recordar a este conjunto?

–Es difícil saberlo ahora. Nos quedamos todos con el sabor amargo de estas últimas dos semanas, pero quizás dentro de un tiempo, cuando veamos estas imágenes, vamos a quedarnos con un lindo recuerdo. Lo más importante es que marcamos a la gente. Cuando uno recibe mensajes de tantos ámbitos diferentes, dice "algo hicimos". Si en este deporte no se tiene entrega total, no se llega a ningún lado, y este equipo la tiene. Hoy no nos salió una; la cabeza no estaba como tenía que estar, pero el equipo siguió tirando y tirando.

–¿Con qué características marcó a la gente este plantel?

–Marcó con la entrega, con la locura, con el juego. A todos los divirtió vernos en este torneo. Y eso es importante, también. La gente está entusiasmada con este equipo que viene. Estoy convencido de que va a irle muy bien y de que el año que viene vamos a divertirnos mirándolo en el Súper Rugby y en el Rugby Championship. No pensemos que vamos a ganar todos los partidos. Vamos a seguir perdiendo más que lo que ganemos, pero este equipo va a seguir progresando.

–¿Te gustaría que tus hijos jugaran un Mundial?

–Ojalá les guste el rugby, que es un deporte que forma como persona, que lleva a uno por el camino correcto.

–De estos once años en el seleccionado, ¿con qué te quedás?

–No voy a pensar en ningún partido ni en ningún resultado. Me dieron tantas relaciones... Eso es lo más lindo que tiene este deporte. Aunque no me vea por 10 años con algunos de los que están acá, te aseguro que el día en que nos veamos vamos a darnos un abrazo y se nos caerán unas lágrimas.

/av

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.