La emotiva carta en la que Jerónimo Bello agradecía y contaba su lucha por no decaer

Los compañeros del Pilgrims’ College, siempre con Jerónimo Bello
Los compañeros del Pilgrims’ College, siempre con Jerónimo Bello Crédito: Facebook
Alejo Miranda
(0)
8 de mayo de 2019  • 23:59

Este jueves, a las 11, familiares, amigos y compañeros del SIC despedirán los restos de Jerónimo Bello en el cementerio Parque Memorial, en Pilar. El exjugador del SIC, que el sábado iba a cumplir 26 años, falleció en la madrugada del martes producto de las complicaciones provocadas por una lesión cervical sufrida durante un partido de rugby de la primera división de la URBA . Fue en septiembre de 2016, como consecuencia del derrumbe de un scrum que le produjo el desplazamiento de las vértebras cuarta y quinta.

La lesión de Jerónimo Bello

01:46
Video

Y entre los recuerdos que vieron la luz con el desenlace, hay una carta que Jerónimo dirigió a sus amigos y al SIC, para agradecer su apoyo:

"Voy a compartir lo único que tengo propio y es la única manera que, de alguna manera, puedo agradecer. Los pilares de mi manera de ser, que, después de la lesión se acentuaron y me marcaron, aún más, como persona. La perseverancia hace que todos los días me levante y no piense en las cosas que no puedo hacer, sino en las pocas cosas que sí puedo hacer y cómo hacerlas mejor. La constancia; lo más fácil sería quedarme en la cama cuando los esfuerzos no dan resultados, pero no. El compromiso conmigo mismo y con los que me rodean, de hacer las cosas lo mejor posible, no me deja hacer las cosas a medias, que sería mucho más fácil. Trato de seguir día a día haciendo lo que creemos que es lo mejor. Confiar en mí y en el de al lado. Dejarme ayudar. Ser realista. No me pongo objetivos imposibles. Paciencia, esperar el momento. Todo, tarde o temprano, llega, y aprovechar al máximo ese momento. Y lo más importante para mí, disfrutar. Aprender a disfrutar del esfuerzo, del camino."

Ver esta publicación en Instagram

Ya llegaste, Peregrino, a la Casa del Padre. #pilgrimsoldboys

Una publicación compartida de Pilgrims' College (@colegiopilgrims) el

Bello permanecía con parálisis total de sus extremidades y su salud en general era delicada. Luego de permanecer algunos meses internado pudo regresar a su hogar, inmovilizado del cuello hacia abajo y con respirador artificial. Su estado seguía siendo muy frágil y en reiteradas oportunidades debió volver a ser hospitalizado por diferentes afecciones.

Sus amigos del club rescatan su permanente actitud positiva pese a la adversidad y su lucha constante por salir adelante. Con frecuencia se lo veía acompañando al equipo, sonriente, disfrutando de las victorias y acompañando en la derrota.

Todos recuerdan particularmente la dedicatoria que le ofrecieron los jugadores luego de ganarle 20-19 al CASI en el clásico de octubre pasado, en Boulogne. Hace un mes estuvo con los Jaguares en el vestuario de Vélez y se sacó una foto con el sudafricano Schalk Brits. Hincha de River, otro día estuvo con su ídolo Leonardo Ponzio en el Estadio Monumental.

El fin de semana pasado, Jerónimo sufrió otra recaída, producto de una infección. Su hermano que vive en México y su madre, que había ido a visitarlo, regresaron de urgencia. En las primeras horas del martes, el cuerpo dijo basta.

Todo el rugby se conmovió con el desenlace y la familia y el SIC recibieron condolencias de todos los rincones del país, incluso más allá del ámbito del deporte. "Ya llegaste, Peregrino, a la Casa del Padre", fue el mensaje que publicó en las redes sociales el Pilgrims’ College, el colegio al que asistió.

Anoche, el SIC comenzó a despedirlo con una misa que ofreció el padre Pancho Peña, con el que Jerónimo había compartido varias misiones y quien lo acompañó a él y a la familia desde muy cerca en estos dos años y ocho meses de convalecencia. Todo el club estuvo presente en el predio de Boulogne.

La Plata , el rival del sábado próximo, ofreció postergar el partido. El SIC agradeció el gesto, pero eligió homenajear a Jerónimo en la cancha. Luego de dos días en que el club estuvo cerrado por duelo, hoy volverán los entrenamientos y pasado mañana todas las divisiones jugarán en su horario habitual. La jornada, claro, no tendrá nada de normal.

El cuerpo de Jerónimo Bello no está más. Su espíritu queda en el corazón de sus seres queridos. La enseñanza que deja es infinita.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.