Los Pumas no pueden relajarse: los ajustes pendientes después del buen sorteo en el Mundial Francia 2023

Imposible relajarse: más allá de un sorteo favorable, los Pumas tienen mucho que ajustar de cara al Mundial 2023
Imposible relajarse: más allá de un sorteo favorable, los Pumas tienen mucho que ajustar de cara al Mundial 2023 Fuente: Archivo
Alejo Miranda
(0)
15 de diciembre de 2020  • 03:56

Los Pumas están octavos en el ranking Mundial. Vienen de vencer a Nueva Zelanda y empatar con Australia. Entraron al sorteo para el próximo Mundial con el cartel de décimos, porque se consideró el escalafón con que terminaron el año anterior. No obstante, el azar estuvo de su lado y cayeron en un grupo accesible. Aventurar qué puede pasar hasta el inicio de Francia 2023 es entrar en el terreno de las especulaciones. Así y todo, vale la pena analizar dónde está parado hoy el seleccionado de cara a la cita ecuménica. Después de todo, el rugby es uno de los deportes menos cambiantes en cuanto a protagonistas.

La mayor certeza es que el destino, por una vez, fue benévolo con los Pumas. Inglaterra y Japón serán los principales escollos en la Zona D, además del ganador de la eliminatoria de Oceanía y el segundo de la de América, según dictaminó el sorteo realizado ayer en París.

El sorteo del Mundial Francia 2023, que se realizó en París
El sorteo del Mundial Francia 2023, que se realizó en París Fuente: AFP

La primera impresión es que el camino hacia los cuartos de final está allanado. Los ingleses son potencia mundial y, no importa cómo lleguen, serán candidatos a alzar la copa Webb Ellis. Los japoneses, en cambio, eran la bolilla del segundo copón que todos querían como rival. Más allá de que hayan accedido a ese privilegio por haber llegado al 8º lugar del ranking luego de acceder a los cuartos de final del Mundial 2019, donde fueron los anfitriones, tal posición no coincide con la realidad: se trata de un seleccionado de tercer orden el mundo, sin jugadores de elite y sin competencia anual de nivel. El rival de Oceanía saldrá de un playoff entre Tonga y Samoa, y el de América no debería salir de Estados Unidos, Uruguay y Canadá.

Pero el rugby argentino no puede darse el lujo de, con tres años por delante, mirar para afuera. Primero, como quedó en evidencia en el último Tri-Nations, debe resolver cuestiones internas que terminan afectando lo que ocurre dentro del campo de juego.

Renovación generacional y más competencia internacional, algunos de los puntos que deben conciliar en los próximos tres años
Renovación generacional y más competencia internacional, algunos de los puntos que deben conciliar en los próximos tres años Fuente: Archivo

Lo principal es saber qué ocurrirá con el plantel de jugadores profesionales en la Argentina. Extinto el Super Rugby, el destino de Jaguares es aún incierto. La mayoría de las figuras partieron a equipos profesionales de Inglaterra, Francia y Australia, donde podrán mantenerse en un nivel de competencia alto. Claro que con ese grupo solo no alcanza. Queda un grupo grande compuesto en su mayoría por jóvenes proyectos con buenas posibilidades de integrar el plantel mundialista. La salida de la Superliga Americana, que la dirigencia se encarga de ensalzar, resulta insuficiente por sí sola en términos deportivos.

Una vez dilucidada esta cuestión, Ledesma tendrá la difícil misión de conjugar ambas realidades. Es un poco volver a la era anterior a 2015, con jugadores distribuidos por todo el mundo que se juntaban 15 días antes de los partidos. En el Tri-Nations ya se empezó a vislumbrar este nuevo status quo. Si bien los resultados fueron óptimos, quedó en evidencia (admitida por el propio plantel) la preeminencia de la defensa y las dificultades para coordinar el juego de ataque. Hubo apenas dos tries en cuatro partidos.

Emmanuel Macron, presidente de Francia, y la copa Webb Ellis
Emmanuel Macron, presidente de Francia, y la copa Webb Ellis Fuente: AFP

Lo positivo es que Ledesma encaró esta segunda parte de su proceso con la mira clara en Francia 2023. Para ello, en mayo convocó un plantel amplio en el que incluyó a muchos jugadores jóvenes, con posibilidades de crecimiento. Algunos ya hicieron sus primeras armas en Australia, como Santiago Grondona, Santiago Chocobares, Lucas Paulos y Domingo Miotti. Otros no vieron acción, pero adquirieron una gran experiencia al compartir el plantel durante dos meses con jugadores consagrados y en un entorno altamente profesional. Por mencionar algunos: Lucio Cinti, Joaquín Oviedo, Juan Martín González y José Luis González. Claro que pueden aparecer otros. En 2016, Santiago Carreras estaba jugando en la M19 de Córdoba Athletic. Tres años más tarde era titular en un Mundial.

Los veteranos también despiertan una incógnita. Juan Imhoff, por caso, había sido descartado en primera instancia por su edad, según la versión oficial de Ledesma. No entraba en el proyecto 2023. Revisó su decisión y lo convocó al Tri-Nations, y hasta se ganó la titularidad. Llegará al Mundial con 35 años. Por su dedicación y profesionalismo, quedan pocas dudas de que estará apto. Lo mismo puede decirse de Nicolás Sánchez, quien pensó que su etapa en los Pumas estaba terminada tras Japón 2019. Llegará al filo de los 35. ¿Tendrá una nueva oportunidad Agustín Creevy, quien rechazó la convocatoria? El ex capitán tendrá 38 en 2023. Son los únicos que quedan activos del plantel de Nueva Zelanda 2011.

Mundial Francia 2023: los Pumas tuvieron un sorteo favorable.
Mundial Francia 2023: los Pumas tuvieron un sorteo favorable. Fuente: AFP

Tampoco es un hecho la continuidad de Mario Ledesma. Rivales recurrentes como Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia suelen hacer estragos en los récords de cualquier conductor de los Pumas. Alcanza un dato: los dos entrenadores previos dejaron su mandato abruptamente cuando se aprestaban a dirigir su segundo Mundial. Le pasó a Santiago Phelan, quien renunció dos años antes de Inglaterra 2015, y a Daniel Hourcade, quien dimitió con la misma antelación a Japón 2019. Ledesma había firmado contrato hasta el final de 2021, aunque en una entrevista con Clarín, el presidente de la UAR, Marcelo Rodríguez, dijo que su vínculo finalizaba tras el Mundial 2023. De ser así, nunca se oficializó la extensión.

El grupo de la suerte

Al menos, los argentinos no tendrán que preocuparse por el grupo de la muerte, como le ocurrió en todos los Mundiales anteriores desde que en 2003 se adoptó el actual formato, con la única excepción de Inglaterra 2015. En esa oportunidad, los Pumas llegaron a meterse entre los cuatro mejores habiendo ganado apenas un partido ante un equipo top: Irlanda, en cuartos de final. En los restantes, al margen de si estaba entre los cabeza de serie o en el tercer bolillero, siempre debió enfrentarse a otras dos naciones del Tier 1 en la misma zona: en 2003, Australia e Irlanda (eliminado en primera rueda); en 2007, Francia e Irlanda (tercero); en 2011, Inglaterra y Escocia (cuartos de final), y en 2019, Inglaterra y Francia (eliminado en primera rueda).

Ledesma sonríe: los Pumas no deberán enfrentar a dos super potencias en el comienzo del Mundial
Ledesma sonríe: los Pumas no deberán enfrentar a dos super potencias en el comienzo del Mundial Fuente: Archivo

Inglaterra sigue bajo el mando de Eddie Jones y buscará tomarse revancha tras caer en la final ante Sudáfrica el año pasado. Será la cuarta vez que comparta la zona con los Pumas. En las anteriores, siempre se quedó con la victoria: en Sudáfrica 1995, en Nueva Zelanda 2011 y en Japón 2019. El único antecedente mundialista con Japón data de Gales 1999, triunfo albiceleste en el Millennium, de Cardiff.

El sorteo, que contó con la asistencia del presidente de Francia Emmanuel Macron, se desarrolló en el Palais Brongiart de París con escasa concurrencia debido a las restricciones por el Covid, aunque no careció de dramatismo. Comenzó con la distribución de los bolilleros 5 y 4, los cupos para los países que todavía no están clasificados. Luego llegó el turno de sortear el bolillero 3, donde estaban los seleccionados ubicados del 9º al 12º lugar del ranking al 1º de enero, entre ellos los Pumas (10º). El diseñador de moda Christian Louboutin sacó la bolilla que decía "Argentina" última, por lo que recayó en la Zona D, donde ya estaban el ganador de la eliminatoria de Oceanía y el segundo de la de América.

Fuente: Archivo

Luego llegó el turno del temido bolillero 2. Francia ya estaba fijo en la Zona A. Irlanda recayó en la B y por segundo Mundial consecutivo se cruzará con Escocia. Toda la Argentina ovalada festejó cuando apareció Australia y fue a parar a la Zona C. Eso significaba que Japón, el más débil de los ocho primeros preclasificados, iba al grupo de los Pumas.

Finalmente fue el turno de los primeros cuatro. Primero salió Nueva Zelanda y los franceses temblaron porque cayó en su zona. Luego fue el turno de Sudáfrica, el campeón del Mundo, al B, que puede considerarse el de la muerte. Quedaban Inglaterra y Gales. Habría sido cartón lleno para los Pumas si les tocaban los galeses, pero recayeron en el C y por tercer Mundial consecutivo compartirán la zona con Australia y Fiji.

Los grupos quedaron así:

  • Zona A: Nueva Zelanda, Francia, Italia, América 1, Africa 1.
  • Zona B: Sudáfrica, Irlanda, Escocia, Asia/Pacífico 1, Europa 2.
  • Zona C: Gales, Australia, Fiji, Europa 1, Repechaje.
  • Zona D: Inglaterra, Japón, Argentina, Oceanía 1, América 2.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.