Marcelo Bosch: "Con nuestro ataque los podemos lastimar"

El centro vuelve tras la suspensión, respeta a Australia, pero confía en el poderío Puma
Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
El centro vuelve tras la suspensión, respeta a Australia, pero confía en el poderío Puma
Jorge Búsico
(0)
23 de octubre de 2015  • 23:05

LONDRES.- Daniel Hourcade confirmó el equipo en la habitual rueda con todo el plantel y Marcelo Bosch fue rápido a darle una palmada de aliento/consuelo a Matías Moroni. Su vuelta como titular le significaba al joven quedarse afuera incluso de los 23, después de haber jugado un gran partido ante Irlanda, con un try que abrió el camino a las semifinales. El suceso confirma dos aspectos: la caballerosidad y compañerismo de Bosch y el potencial que han adquirido los Pumas en esta Copa del Mundo. Moroni, de hecho, llegó como suplente y hoy bien podría ser titular.

De todos modos, el back formado en CUBA tendrá muchas más oportunidades, mientras que para Bosch estas son las últimas. Y su regreso, enmarcado en lo ya citado, es una gran noticia para el seleccionado. Lo dijo su propio compañero en la mitad de la cancha, Juan Martín Hernández: "Marcelo es un excelente organizador de la defensa, quien tiene la última decisión, y su experiencia es muy importante para nosotros".

Bosch sufrió su ausencia en los cuartos de final. La suspensión de una fecha por un tackle peligroso en el test con Namibia le hizo vivir una de sus peores experiencias, pero la gran actuación de sus compañeros le abrió una puerta diametralmente opuesta, y a la que él considera como "la más importante de mi vida". Así es esta semifinal de mañana con los Wallabies, en Twickenham.

-La pasé muy mal. Estuve muy amargado porque hice un sacrificio muy grande para estar acá y por un acto mío me lo estaba perdiendo. Es como se dice habitualmente: se sufre mucho más afuera que adentro, pero por suerte el equipo jugó un partido increíble y me devolvió esta oportunidad, así que espero no defraudar.

-¿Qué sentiste cuando a O'Brien le dieron la misma sanción que a vos por haber dado una trompada artera y lo tuyo si bien era un tackle peligroso, se debía a una acción del juego que ya había sido castigada con una tarjeta amarilla?

-Nos cruzamos en la sala porque los dos estuvimos declarando el mismo día. Cuando él me dijo que le habían dado una semana, yo pensé que quizá no me daban nada, aunque por lo que pasó en mi declaración suponía que me iban a sancionar. En verdad, no pensé nada en ese momento. Pero cuando vi que a dos escoceses que los habían sancionado por cosas peores estuvieron en la cancha el domingo, me dio un poco de bronca. No lo entiendo muy bien.

-¿En quién te apoyaste?

-Mi mujer es la que más me apoyó, pero no ahora, sino que lo viene haciendo desde antes. Ella está con mis hijos, que son bebés, y cuando se enteró de la suspensión, se los dejó a mis suegros y se vino hasta Londres a darme un abrazo.

-¿Y la semana que pasó desde tu suspensión hasta el partido? ¿Cómo lo vive un jugador que está dentro del plantel y sabe que no puede jugar y, sobre todo, en un cuartos de final?

-Traté de entrenar como si me tocase jugar, a la máxima intensidad; tratar de tener la cabeza ocupada y hablar con mi mujer. Yo soñaba con jugar ese partido, pero debo ser un agradecido de tener ahora esta oportunidad.

-¿Qué tipo de partido les espera con los Wallabies?

-Uno muy distinto que con Irlanda. Ellos no van a venir frontalmente y buscando rompernos por ahí. Hay una jugada del domingo, incluso, que es un ejemplo. En un momento quedaron 5 contra uno y el apertura irlandés pateó un globito buscando la punta y perdieron la posesión. Con los Wallabies, una situación así es try de ellos. Habrá que barrer la defensa a todo lo ancho de la cancha y no perder en la zona del breakdown, donde son excelentes, con Hooper y Pocock que siempre están encima de la pelota. Habrá mucho trabajo en defensa, pero con nuestro ataque los podemos lastimar.

-Buscarlos bien arriba.

-Sí, totalmente. No esperarlos, porque ahí te destruyen. Es un equipo con un ataque extraordinario, pero también a veces es inconstante y se los puede complicar si los sacás de su libreto.

-Los más experimentados serán fundamentales.

-No tanto. Si los jóvenes como Tomás (Lavanini), Pablo (Matera) o Santiago (Cordero) siguen jugando así, no nos necesitan. Acá es el equipo el que está jugando bien y lo de los cuartos de final fue fantástico. Claro que yo trataré de decirle a Santiago, que es el que más cerca tengo, que se quede tranquilo, que puede confiar en mí, pero no ha sido muy necesario.

-El árbitro, Wayne Barnes, les sancionó muchos penales en el primer partido, contra los All Blacks, en Wembley. ¿Ustedes estudian también al árbitro y su manera de interpretar el reglamento?

-Sí, por supuesto. En esta semana, teniendo en cuenta lo del primer partido, hablamos y entrenamos especialmente lo de la disciplina. Si no somos disciplinados, no habrá manera de ganar el partido.

-A Barnes lo conocés bien, ya que te dirige seguido acá en la liga inglesa. ¿Cómo es?

-Sí, lo conozco mucho, claro. Lo que puedo decir es que en el primer partido fue muy, muy riguroso, hasta difícil de entender qué era lo que había sancionado. Así que habrá que cuidarse.

La vida de Marcelo Bosch cambió radicalmente en estos últimos cuatro años. A la Copa del Mundo de Nueva Zelanda llegó como suplente y después de entrar contra Inglaterra por la lesión de Gonzalo Tiesi, quedó titular para siempre. Se casó, fue padre, se consolidó en el Saracens y la renovación de su contrato con el club londinense le cerró las puertas de los Pumas a partir del año que viene. Pero todavía le queda lo más importante, como lo es nada menos que una semifinal del mundo.ßMarcelo Bosch.: "Con nuestro ataque los podemos lastimar"

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.