Mundial de rugby. LN en Japón: Nicolás Sánchez, entre la presión y el mayor desafío de su carrera

Sánchez: "Estoy muy entusiasmado, estar acá es un privilegio muy grande"
Sánchez: "Estoy muy entusiasmado, estar acá es un privilegio muy grande" Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
16 de septiembre de 2019  • 23:59

Hirono, FUKUSHIMA.- Hace cuatro años, en alguno de los majestuosos salones del Hanbury Manor Hotel de Ware, al norte de Londres, Nicolás Sánchez hablaba con LA NACION sobre sus anhelos personales para el Mundial de Inglaterra y la preparación de los Pumas de cara al inminente debut ante los All Blacks. "Es el desafío de mi vida", decía. El Mundial terminaría con el tucumano como goleador absoluto y figura del equipo. Los Pumas jugarían un gran partido (derrota por 26-16), que sirvió de impulso para llegar hasta semifinales.

Cuatro años más tarde, el encuentro vuelve a producirse en el J-Village, el búnker de los Pumas en sus primeros días en Japón. Ya no hay imponentes arañas de cristal, teteras de porcelana y cuadros de caza como decoración sino recuerdos del paso del seleccionado argentino de fútbol en 2002. Sánchez no es más una promesa, sino un jugador consagrado. No aparece Nueva Zelanda en el horizonte, sino Francia, un partido más decisivo que aquél pero que bien podría tener una connotación similar para los Pumas en el devenir del Mundial rugby 2019.

El sábado a las 16.15 (4.15 de la madrugada argentina), los Pumas harán su presentación en el Grupo C ante los franceses en el Estadio de Tokio y Nico Sánchez volverá a ser el conductor. Esta vez, sin nada que demostrar, pero sí consciente de que sus últimas actuaciones no estuvieron a la altura de su impronta y que detrás suyo está Benjamín Urdapilleta pidiendo pista.

Sánchez, el conductor de los Pumas en el estreno mundialista en Japón
Sánchez, el conductor de los Pumas en el estreno mundialista en Japón Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

"Llego muy bien. Estoy muy entusiasmado. Poder estar acá es un privilegio muy grande. Me puse como objetivo tratar de disfrutar al 100%. Desde el día que dieron la lista hasta el día que termine el Mundial voy a disfrutar al máximo", dice. ¿Cómo es posible eso con la presión que implica? "Haciendo todo al máximo. Lo más importante es estar presente al 100 por ciento en los momentos en que hay que hacer gimnasio, en los que hay que entrenarse en la cancha, y también afuera", responde.

Sánchez, formado en Tucumán Lawn Tennis, debutó en los Pumas en un Mundial cuando ingresó en el partido ante Rumania en Nueva Zelanda 2011. Tenía 22 años y se ganó un lugar luego de destacarse en Pampas XV. La historia que siguió es conocida: un paso por Francia (Bordeaux Bègles y Toulon), consagración en el seleccionado en 2015, figura de Jaguares en el Super Rugby y regreso al rugby galo a fines de 2018 para conducir al poderoso Stade Français de París. Hoy es uno de los tres convocados que actúan en Europa.

"La verdad es que irme a Francia me vino muy bien familiarmente. Pude pasar mucho tiempo con mi mujer y con mi hijo. Fue un tiempo de gran calidad en ese sentido familiar", cuenta el tucumano. "En cuanto al rugby, el francés es un torneo muy duro. Pude jugar bastante y por eso en la parte final del torneo sentí el desgaste. Por ahí no hay tanto viaje y el rugby es un poco diferente al que venía jugando. El contacto es más duro y hay mucha más gente en los rucks. Esa dinámica y esa velocidad del Super Rugby por ahí no está."

Nicolás Sánchez asoma como el apertura titular para el estreno contra Francia
Nicolás Sánchez asoma como el apertura titular para el estreno contra Francia Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

También le sirvió, de manera accesoria, para conocer mejor al rival del sábado. Camille Lopez, que suena para ser el apertura rival, por ejemplo, fue compañero suyo durante su paso por Bordeaux. "Juega muy bien con el pie, pero tenemos que tratar de meterle mucha presión para hacerlo dudar. Francia es un rival muy grande físicamente, con jugadores muy altos. Van a tratar de enlentecer la salida de la pelota y que nuestro juego sea menos dinámico, pero sin duda nosotros vamos a tener que meterlos bajo presión con el pie y con la defensa, porque si los dejás jugar realmente son un equipo muy peligroso."

Su reencuentro con el plantel para jugar el Rugby Championship 2019, no obstante, no fue el esperado. Los Pumas cayeron en sus tres presentaciones y Sánchez rindió por debajo de sus posibilidades. "Fue un poco difícil. Pensaba que iba a ser todo mucho más fácil para mí", acepta sin esquivar la responsabilidad. "No fue el Rugby Championship que esperábamos. No había jugado por ocho semanas y de golpe tuve salir a jugar contra Nueva Zelanda, me sumaba a un equipo que venía muy bien de jugar la final del Súper Rugby. Fue un poco de todo, pero no hay excusas válidas para esto. Uno tiene que estar siempre a la altura de lo que está jugando. Tener la oportunidad de jugar un Mundial con todo lo que hay por delante me entusiasma muchísimo y este tiempo de preparación fue muy bueno para poder pensar, corregir lo que salió mal y poner las cosas en su lugar."

Nico Sánchez, de regreso en los Pumas para el Mundial de Japón
Nico Sánchez, de regreso en los Pumas para el Mundial de Japón Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Goleador histórico de los Pumas, figura central en los últimos ocho años y viniendo de un 2018 brillante, hace falta mucho más que tres partidos malos para sacarle la 10 en un Mundial. Así y todo, el partido ante Francia también es un examen para él, porque Urdapilleta le viene pisando los talones. "Creo que somos dos jugadores muy parecidos en cuanto al perfil de jugador", dijo sobre el apertura de Castres. "No lo conocía tanto personalmente, pero me encontré con un tipazo. Compartimos muchas cosas, nos quedamos juntos después de entrenamiento y afuera de la cancha. Tratamos de apoyarnos mucho y al que le toque jugar seguramente tendrá el apoyo del otro".

Argentinos y franceses se vieron las caras por última vez en noviembre pasado. "El que gane ese partido va a ganar el del Mundial", había aventurado Sánchez en la previa. El vencedor fue Francia, pero no se arrepiente de sus palabras. "Es la forma en que yo preparo los partidos", responde. "En ese momento mi incentivo más grande era pensar en el Mundial y tratar de pensar que el que ganaba ese partido iba a ganar éste. Fue para prepararlo de una forma más profesional, por decirlo de alguna forma. Espero haberme equivocado."

Un triunfo colocará a los Pumas con un pie en cuartos de final y significará un envión anímico para el resto del Mundial. A partir de allí, llegar lejos dejaría de ser un anhelo para convertirse en una posibilidad concreta. Una historia que hace cuatro años terminó con la consagración de Sánchez y una actuación memorable de los Pumas comienza esta vez de manera similar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.