Mundial de rugby. Siya Kolisi, el primer capitán negro de los Springboks que marcó la historia

Siya Kolisi levanta la copa con Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica: un momento único
Siya Kolisi levanta la copa con Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica: un momento único Crédito: AFP
(0)
2 de noviembre de 2019  • 11:05

YOKOHAMA, Japón.- El traje es pesado. Siya Kolisi, primer capitán negro de la historia de Sudáfrica, llevó sobre sus hombrosm en la final del Mundial de rugby Japón 2019 contra Inglaterra, la esperanza de todo un país donde el rugby ejerce como bisagra de unión entre comunidades diferentes. "Este triunfo es de todos los sudafricanos. Nunca había visto a Sudáfrica así. Estábamos jugando para toda la gente que nos veía desde casa. Podemos lograr cualquier cosa si trabajamos como una unidad", dijo emocionado tras la coronación. No pudo contener alguna lágrima al recibir la Copa Webb-Ellis y realizó una plegaria mirando al cielo. El ala sudafricano en su momento cumbre. Y algo más: hasta se dio el gusto de levantar el trofeo para la foto junto con Cyril Ramaphosa, presidente de su país.

El mensaje desde el vestuario

En esta ocasión, Kolisi estuvo sobre el césped de Yokohama y no delante de la televisión en un bar, como lo experimentó en 2007 cuando los Springboks ganaron su segundo Mundial, en Francia.

Pero Kolisi es demasiado joven para acordarse del primero, que vivió en su país en 1995, al término del Apartheid. Tenía 4 años y fue un torneo fecundo en símbolos, como la imagen de Nelson Mandela vestido con la camiseta de los Springboks entregando el trofeo Webb-Ellis al capitán afrikaner François Pienaar.

1995, un momento histórico: Nelson Mandela le entrega la copa a François Pienaar
1995, un momento histórico: Nelson Mandela le entrega la copa a François Pienaar Fuente: Reuters

Kolisi sí presenció la final ante Inglaterra hace 12 años en un bar en el municipio de Zwide, cerca de Porth Elizabeth, porque no disponía de televisión en su casa. Aquel título llenó de gloria a todo un país: "Antes de 2007 nunca había visto a la gente unirse a través del deporte".

Kolisi (28 años, 50 partidos internacionales) imaginaba desde entonces el efecto que tendría un tercer título este sábado para la 'Nación arcoíris', llamada así por la diversidad de etnias que la conforman. Nombrado capitán en junio de 2018 por el seleccionador Rassie Erasmus, es el estandarte de los Springboks, que fueron considerados mucho tiempo como uno de los símbolos de la política del Apartheid (1948-1991) y vetados a jugadores negros.

Preocupada por tener un equipo representativo del conjunto del país, la Federación de Sudáfrica fijó el objetivo del 50% de jugadores negros en el Mundial. Finalmente son el 30% (12 de 31). "Para nosotros, sudafricanos, el rugby fue realmente un catalizador de reconciliación, de esperanza, de inspiración y de cambio. Es muy importante y si no lo comprenden no pueden comprender nuestra historia. Hizo muy bien ver a jóvenes jugadores de color en primer plano", explica Bryan Habana, wing de los campeones del mundo en 2007.

Siya Kolisi entra a jugar la final, con la bandera de Sudáfrica
Siya Kolisi entra a jugar la final, con la bandera de Sudáfrica Crédito: Reuters

El peso de ser capitán

Erasmus no lo nombró capitán por ser un símbolo, sino porque era, con los Stormers, "el mejor capitán en el Súper Rugby. Fui quizá un poco ingenuo al pensar que eso no representaría una carga enorme para él", añade el seleccionador. En esa idea incidió le tercera línea François Louw: "Como capitán, Siya porta un peso pesado sobre sus hombros en la construcción de nuestra nación".

"Sólo estoy contento de ser el capitán por el inmenso privilegio que representa, pero ser el primer capitán negro no es algo en lo que piense. Vengan de mi comunidad o de otra, quiero representar a la gente" (Siya Kolisi)

Es consciente Kolisi de la fuerza simbólica que representa, mayor porque procede de un entorno sin recursos. "Sólo estoy contento de ser el capitán, por el inmenso privilegio que representa, pero ser el primer capitán negro no es algo en lo que piense. Vengan de mi comunidad o de otra, quiero representar a la gente", dice el tercera línea, descubierto en un torneo de jóvenes y becado en el prestigioso instituto Grey High School de Porth Elizabeth, cantera de numerosos jugadores internacionales de rugby.

Kolisi con la pelota, en pleno ataque de los Boks
Kolisi con la pelota, en pleno ataque de los Boks Fuente: AFP

Kolisi, que perdió a su madre a los 15 años, "tuvo que luchar para llegar donde está, teniendo a veces que conseguir botines para entrenarse, preguntándose si tendría para cenar esa noche", cuenta Habana. "Lo que logró Suya es extraordinario", señala Tendai Mtawarira, pilar de los Boks con orígenes en Zimbabwe. "Que un chico de Zwide se haga un hueco en esas circunstancias, se convierta en capitán de los Springboks, lidere al equipo de esa forma, es una fuente de inspiración para todos los sudafricanos, sean cuales sean sus horizontes", añade.

Este sábado, millones de sudafricanos fueron los los que se pusieron delante del televisor para ver a Kolisi y a sus compañeros representado a una nación. Ganando el tercer título mundial para igualar, nada menos, que la línea de los legendarios All Blacks.

Fuente: AFP

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.