Rugby en cuarentena: partidos y terceros tiempos virtuales para mantener vivo el sentido de la pertenencia

Sin la posibilidad de juntarse para jugar, en el rugby se promueve que se mantengan los vínculos alrededor de la pelota, al menos virtualmente.
Sin la posibilidad de juntarse para jugar, en el rugby se promueve que se mantengan los vínculos alrededor de la pelota, al menos virtualmente. Fuente: LA NACION - Crédito: Carlos Crusoe
Olivia Díaz Ugalde
(0)
11 de julio de 2020  • 21:48

"Nos revitalizó. Volvimos a sentir esa pasión por defender los colores del club y valió la pena", señala Rodrigo Reymondes, presidente del Club Argentino de Rugby (CAR). Compartir un tercer tiempo con los compañeros, competir con la camiseta del equipo propio, alentar, la camaradería, parecían situaciones que tardarían en regresar en el deporte de los tries. Pero lo hicieron. Claro que, por el momento, solamente de manera virtual.

Todo comenzó los primeros días de la cuarentena, por marzo. El cuerpo de preparadores físicos del CAR empezó a preguntarse qué podía inventar para entretener a los jugadores, sobre todo a los de las divisiones inferiores. Necesitaban mantener la motivación y el sentido de pertenencia. Y Ariel Rodríguez, el jefe del staff, escuchó de sus colegas del club El Retiro sobre cierto torneo: el ChampionZoom de Rugby. Un certamen entre clubes que constaba de cinco desafíos por fecha, de ejecución por tiempo, por repetición o por efectividad, mediante una aplicación.

Luego de un intercambio de ideas entre ambas entidades, el debut no tardó en llegar. Además del CAR, comenzaron participando Lomas, Rugby Club Círculo Universitario de Quilmes, Don Bosco, Los Tilos y Universitario de La Plata. Hoy son 22 los clubes intervinientes, y recientemente se sumó uno chileno,Trebuco School. La competencia se inició con las divisiones de menores de 15 y 16 años, y actualmente juegan todas las categorías de entre 11 y 16.

.

02:10
Video

¿Cómo se lleva a cabo?

Durante la semana, a cada equipo se le comunica mediante su entrenador cuál será su rival y la hora del partido. Se intenta mantener el día y el horario en los que habitualmente juega los fines de semana.

El día del encuentro, los rugbiers se presentan vestidos para jugar y se dividen en cinco grupos: los primeras líneas, los segundas líneas, los terceras líneas, los centros y los medios, y los wings y los fullbacks. Para cada uno de ellos hay un desafío físico o técnico con algún elemento (pelota o papel higiénico) y el que lo gana anota un try (5 puntos). Luego tiene la posibilidad de convertirlo (2 puntos), para lo cual debe responder correctamente una pregunta acerca de rugby. La misma dinámica se repite con todos los equipos.

Los desafíos varían entre destrezas rugbísticas, como un pase o una patada, con el rollo de papel higiénico. También se debe hacer abdominales con el papel sobre la cabeza, o lograr la máxima cantidad de flexiones entre los competidores. Por el lado de las trivias, existen las referidas a reglamento, historia y actualidad del deporte, y las de nombres y clubes de integrantes de los Pumas.

Al finalizar el encuentro, se organiza un tercer tiempo, coordinado por los preparadores físicos y los entrenadores, en el que hay ruedas de chistes y anécdotas. Los objetivos son mantener y generar vínculos entre los chicos de los diferentes clubes, y que el día de mañana, cuando vuelvan a cruzarse en una cancha, se saluden y recuerden los momentos compartidos durante la pandemia. A la distancia, pero con empatía.

Ya llegará el tiempo de volver a disputar el balón; por ahora, el ChampionZoom calma la avidez.
Ya llegará el tiempo de volver a disputar el balón; por ahora, el ChampionZoom calma la avidez. Fuente: AFP

Una forma de permanecer unidos

"Necesitábamos mantener vivo el sentido de pertenencia, atraer a los más chicos de una manera interesante. Veníamos haciendo los entrenamientos virtuales por categoría, pero no son lo mismo. Los chicos de 11 años se aburren, necesitan la competencia sana, volver a ver a sus amigos, reírse. Veo que este torneo reúne un todo eso", afirma Reymondes, que destaca la devolución positiva que tuvo el certamen y la cantidad de mensajes que llegan desde diferentes lugares para pasar a formar parte.

El campeonato fue evolucionando a medida que pasaban las fechas y cada fin de semana otro club se une a la iniciativa. Al principio se desarrolló de manera más improvisada; luego, con algunas normas, y por último, se completó el reglamento. La organización del fixture y de la tabla de puntos quedó en manos de Rodríguez, el capitán del proyecto. Además, los jugadores de los planteles superiores ofician de árbitros y llevan los puntajes de los encuentros.

.

04:29
Video

"Es volver virtualmente a la cancha y alentar al equipo. En estos tiempos en que los chicos están lejos de sus amigos, volver a verlos con la camiseta, pasar un rato con ellos, compartir un tercer tiempo, son una manera de ayudar como club a la sociedad", cuenta el presidente del Argentino, y agrega que el acontecimiento llegó a la URBA y que se está trabajando para encontrar alguna alternativa de competencia similar pero oficial.

Éste no es el primer ejemplo de competencias virtuales entre clubes. Hubo torneos semejantes en clubes europeos y en Nueva Zelanda, e incluso en el hockey argentino e compiten vía redes sociales. Además, se está organizando, por medio de la UAR, un Nacional de Clubes virtual femenino y uno masculino, que ya comenzaron sus etapas regionales de clasificación para el cuadro principal.

Los entrenamientos presenciales fueron reemplazados por juegos grupales en computadora.
Los entrenamientos presenciales fueron reemplazados por juegos grupales en computadora. Fuente: Archivo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.