Súper Rugby. La cancha de Vélez es una fortaleza para Jaguares, aún cuando todavía no tomó el suficiente color

Bautista Delguy al ataque; detrás, la gente que fue a ver el debut de Jaguares, todavía en reducida cantidad
Bautista Delguy al ataque; detrás, la gente que fue a ver el debut de Jaguares, todavía en reducida cantidad Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Gonzalo Capozzolo
(0)
1 de febrero de 2020  • 22:16

Arrancó la quinta participación de Jaguares en el Súper Rugby y, con ella, se renovaron las expectativas del público. Lejos de los 31 mil espectadores que llenaron Vélez en junio por las semifinales de este torneo, las 6860 personas se asemejaron más a los primeros partidos de la temporada pasada. Un público que arrancó algo dormido, incluso con algunos murmullos ante un scrum perdido en el inicio, pero cuya participación fue creciendo a medida que pasaban los minutos y se consolidaba la victoria de Jaguares frente a Lions, que terminó siendo 38-8.

Con entradas a partir de $450, la falta de público pareció deberse más a la fecha y al cambio de quincena que a una baja de entusiasmo. Cabe destacar que este año todos los partidos de local, excepto el último, se jugarán a las 20, un horario más amigable con el público: precisamente la hora fue una de las mayores quejas de la pasada temporada. En cuanto al calor, la noche porteña ofreció una temperatura muy agradable. Las remeras de clubes de todo el país se mezclaron con las naranjas y azules de Jaguares.

Austeridad fue la palabra que usó la Unión Argentina de Rugby en cuanto al espectáculo previsto. En ese sentido, no hubo espacio para las sorpresas. Como sucede desde años anteriores, los jugadores salieron a la cancha entre una humareda de bengalas naranjas, algunos fuegos artificiales y acompañados por música de Pier, después de la presentación de los quince titulares, al estilo NBA, por parte del anfitrión Alejandro Lacroix. La música sonó en cada uno de los cortes intentando copiar de alguna manera el estilo showtime que se puede ver en la mayoría de los deportes norteamericanos.

Un hecho que no pudo apreciarse, debido a que las populares permanecieron cerradas, es que esta vez el ingreso en la cancha de Jaguares no es desde un lateral sino que desde una de las cabeceras. Seguramente abrirán con el correr de los partidos y también cuando los Pumas enfrenten a los All Blacks por el Rugby Championship 2020. Todavía queda pendiente que saquen la parte alta del alambrado de las populares, algo que si bien Vélez ya anunció, todavía no recibió la aprobación del Gobierno de la Ciudad.

Una vez más, el sitio más visitado antes del partido fue el Fun Fest, el espacio donde los patrocinadores tienen sus stands. El lugar más destacado fue el espacio que inauguró la Fundación Unión Argentina de Rugby, que además de juegos invitó al público a asociarse por $200 por mes. Quienes lo hicieron participaron de un sorteo, que entre otras cosas, ofreció la posibilidad de ingresar al vestuario de Jaguares, ganarse una camiseta del Súper Rugby y la pelota del partido. La FUAR es una ONG que en estos momentos ayuda a 31 exjugadores de rugby que sufrieron diversas lesiones severas dentro del terreno de juego.

"¿Vos también venís a ver a Jaguardo?" preguntó inocentemente Maxi, un chico de 7 años que llevaba puesta la remera naranja de Jaguares. La mascota del equipo estuvo muy activa, saludando al público, bailando e incluso pidiéndole al público, a través de la pantalla gigante, que no silbara cuando pateaba el apertura sudafricano Elton Jantjies. A esta altura, Jaguardo ya tomó vuelo propio. Prueba de ello son las casi veinte mil personas que lo siguen a través de Instagram.

El momento de mayor ebullición llegó a los ocho minutos del segundo tiempo después de un gran try de Matías Moroni. El "olé olé olé olé, Tute, Tute", fue la primera ovación para un jugador de la temporada. Los vítores se repitieron diez minutos más tarde con otro buen try del exjugador de CUBA que estiró la ventaja a dieciséis puntos (24-8) y pareció liquidar el partido.

Con el partido liquidado, el público se tranquilizó e incluso quedó tapado por la música de los parlantes. Como en la temporada pasada, Vélez sigue siendo una fortaleza para Jaguares que acumula siete partidos seguidos sin perder de local (fecha 7 del Súper Rugby 2019 contra Chiefs por 30-27). Resta ver si el buen comienzo atraerá más gente el próximo sábado cuando la franquicia argentina reciba a Hurricanes, de Nueva Zelanda.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.