Tokio, la inspiración que necesitan los Jaguares para forjar su identidad

Crédito: Prensa Jaguares
El plantel arribó el lunes a esta ciudad para encarar una semana en la que deberá trabajar mucho para recuperar su identidad de cara al partido del sábado ante Sunwolves
Alejo Miranda
(0)
18 de abril de 2016  • 21:03

TOKIO.- Scramble Crossing es una intersección de cinco arterias en Shibuya, una de las principales zonas comerciales de esta ciudad, por la que en horas pico llegan a cruzar la calle 2500 personas al mismo tiempo, en todas direcciones, inclusive en diagonal como marca una original senda peatonal. Una síntesis perfecta del caos ordenado que atraviesa sinérgicamente a esta ciudad. Como un organismo vivo, 35 millones de personas (con 14.000 habitantes por km2 es la ciudad con mayor densidad de población del mundo) conviven en una armonía casi perfecta. Hasta aquí llegaron los Jaguares en la madrugada del lunes en procura de mimetizarse con el entorno: reencontrarse con su juego luego de una derrota en la que lucieron desorientados implicará recuperar un equilibrio entre el vértigo que proponen y la calma para saber cuál es la mejor decisión para cada acción.

A 18.000km de casa y en una cultura que, aunque occidentalizada en muchos aspectos (especialmente en los hábitos consumistas), es tan opuesta a la argentina como el lugar del globo en que se encuentran, los Jaguares tienen como principal objetivo recuperar su identidad. Una misión que demandará un esfuerzo que va más allá de los 80 minutos de juego.

El sábado (2.15 de la madrugada argentina), los Jaguares se enfrentan a Sunwolves, el otro equipo debutante, el más débil de la competencia y el único que perdió todos los partidos. La derrota por 92-13 ante Cheetahs en el último encuentro fue el cuarto de un recorrido que incluyó una escala en Singapur y tres en Sudáfrica, así como éste será el cuarto de una gira de máxima exigencia para los Jaguares, que empiezan a sentir el desgaste. Para peor, el viaje de 11 horas desde Auckland se desvió por una tormenta que había sobre Tokio y recién pudieron llegar al hotel a las 2 de la madrugada del lunes cuando debían hacerlo siete u ocho horas antes.

"Lo más difícil es enfrentarnos semana a semana con equipos fuertísimos, no estábamos acostumbrados", contó Santiago González Iglesias, uno de los cuatro jugadores que disputaron todos los partidos (Matera, Petti y García Botta son los otros). "Después el tema de los viajes es similar para todos. Es duro estar un mes fuera de casa, pero acá estoy motivado por la posibilidad de volver a ganar y las ganas de conocer Tokio".

Luego de las seis caídas que sucedieron al debut exitoso ante Cheetahs, los Jaguares están famélicos de victoria. Pero la caída ante Crusaders evidenció un mal que excede al resultado: el equipo no mostró el volumen de juego que había tenido en otros encuentros pese a la derrota y lució desorientado, con fallas básicas como en la organización defensiva. Que haya sido una excepción que responde antes por méritos del rival es algo que deberá demostrarse el sábado pero que se empezó a trabajar apenas finalizado el partido en Christchurch y se deberá profundizar en los entrenamientos, que comenzaban el martes.

"No hicimos un análisis de equipo, pero hablamos mucho entre nosotros. Sabemos que hoy estamos un escalón por debajo de los mejores, no es malo aceptarlo", admitió Jerónimo de la Fuente. "Duele perder tantos partidos y te juega en contra en lo psicológico, pero tenemos en claro que lo primordial es crecer en el juego. La confianza siempre está".

Los Sunwolves darán algunas oportunidades más que los neozelandeses. Aprovecharlas implicará primero recuperar la identidad de juego que las derrotas fueron minando y saber controlar la ansiedad para capitalizar las oportunidades. En Tokio tienen dónde inspirarse.

am/jt

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.