Armenia Corre por la igualdad y la memoria

Crédito: Prensa Armenia
La carrera que se realizará el próximo domingo intenta mantener vigente el reclamo y el reconocimiento de toda la comunidad internacional; mientras, Turquía desconoce el genocidio contra Armenia
Juan Pablo Calviño
(0)
30 de septiembre de 2015  • 13:01

"El genocidio armenio se va metiendo en el inconsciente colectivo de los argentinos. Cada vez es más la gente que se acerca y comenta que no tenía la menor idea de lo que nos sucedió, pero año tras año se entera y apoya el motivo por el que corremos", se enorgullece Valeria Partanian sobre el objetivo de Armenia Corre , que el próximo 4 de octubre celebrará su sexta edición.

"Compito durante todo el año pero Armenia Corre es una cita obligatoria en mi calendario atlético. Es la competencia que más me representa. Es muy importante para todos los armenios, especialmente para mí que soy corredor y siempre tengo que estar presente para apoyar la causa", comenta Santiago Daneloglu, de 24 años. "La carrera surge como otra vía de comunicar y buscar la participación de la gente. Es muy importante tener muchos eventos para dar a conocer nuestro reclamo. Este año, al ser el centenario, se amplificó nuestra vos. Muchos no armenios nos comentan que año a año vuelven a la carrera porque es su forma de apoyar la causa. Se entera del genocidio gracias a la carrera. Personas de otras comunidades que también debieron refugiarse a causa de genocidios y persecuciones también se suman a la movida".

El apellido original de Santiago es Tanielyan. "Tengo ascendencia armenia de lado materno y paterno. Mis bisabuelos se escaparon del genocidio. Unos pudieron llegar directamente y otros debieron pasar por varios lugares antes de arribar a Argentina. A mi abuelo para salir de Armenia tuvieron que cambiarle el apellido. Lamentablemente no tengo los papeles para restituirlo. Es algo que a uno le pesa pero lo importante es que se de dónde proviene mi apellido", explica el joven que en agosto viajará a Armenia para competir en 5K durante los PanaArmenia, los juegos deportivos que reúnen a todos los Armenios alrededor del mundo. "Nuestro pueblo caminó por el desierto durante días y muchos quedaban por el camino. Nosotros, la tercera y cuarta generación, hacemos un recorrido, largo, pero por elección. Son 10 kilómetros donde se mezcla el placer de correr con los pensamientos, el recuerdo y el reclamo. Uno de los objetivos es demostrar que estamos con vida, que mantenemos nuestra cultura viva a través del arte y el deporte".

Por muchos años los armenios se casaban solo con personas de la diáspora y ahora cambió. No se pierde un armenio sino que ganan nuevas personas a la comunidad. Sebastián Martín hace tres años se puso de novio con una armenia que conoció entrenando y comenzó a participar en Armenia Corre. "Cuando llegan a la carrera descubren que no es una carrera más. Siempre me intereso la historia y a medida que descubrí los terrores que pasó esta comunidad me dieron ganas de enterarse más cosas y dar a conocer la causa. Mis compañeros de entrenamiento se enganchan en participar y cada vez es más grande el grupo de amigos que participa. En esta edición sueño estar presente junto a la que ahora es mi esposa y mi hijo próximo a nacer", comenta el corredor de 35 años.

"No organizamos la carrera para ganar dinero. La hacemos por amor. Cada uno tiene su trabajo y saca tiempo para que salga de la mejor manera. Además, como comunidad, tenemos el objetivo de que se reconozca el genocidio y la recuperación de las tierras que fueron usurpadas. Encontramos en la carrera una vía diferente de contar nuestro reclamo. Es muy valioso para nosotros que la gente se sume para apoyar la causa. Algunos lo usan como un entrenamiento, o para buscar un tiempo. Al final se van agradecidos". El año pasado se hizo por primera vez la carrera en Córdoba, la segunda ciudad con más armenios en Argentina, y contó con 800 corredores. El Club Armenio Homenetmen la organiza en conjunto pero en distinta fecha.

El 40% de los inscriptos son de origen armenio, pero la gran mayoría restante se suma a la propuesta por el simple hecho de correr o convencidos de aportar su grano de arena a la lucha. Lo que no cabe duda es que quienes llegan sin conocer de qué se trata el asunto armenio, vuelven conscientes a su casa conociendo el reclamo centenario de este pueblo.

"Esperamos cuatro mil inscriptos. Para este año la distancia competitiva pasa a ser de 10K, continúa participativa de 3K y agregamos la carrera de los chicos, para que la familia este presente en los Bosques de Palermo y nadie se quede afuera. Con la remera color violeta y con la flor del centenario buscamos innovar simbolizando con palabras lo que significa la causa. Palabras más linda, palabras duras, sin ser agresivos, pero que no pasen desapercibidas. Los corredores son propagandas móviles. Si la remera está buena las usan para entrenar todo el año y el mensaje llega más lejos", describe Elsa Terzian.

Desde la organización hacen notar que el reclamo es contra el estado turco. "Los habitantes de Turquía no tienen la culpa de la determinación del estado otomano de aquel momento. El reconocimiento debe llegar del estado turco pero en la actualidad quiere instalar que fue una guerra en vez de un genocidio. Mucha gente joven de Turquía reconoce el genocidio. Algunos intelectuales hicieron lo mismo y debieron exiliarse por ese motivo. El Papa también se jugó al decir la palabra genocidio . En los países en los que se reconoció Turquía retiró sus embajadas y por ese motivo no puede ingresar a la Comunidad Europea. El reconocimiento implica devolución de tierras, indemnización, un costo muy alto".

En el año del centenario muchas instituciones realizaron eventos. "En el mes de abril hubo una movida muy grande con el acto central en el Luna Park, la marcha a la Embajada de Turquía , se unieron en la Feria del Libro todas las instituciones de la diáspora y el concierto de la Filarmónica en el Monumento de los Españoles. Las redes sociales explotaron y toda la comunidad estuvo unida. Por más diferencia política o de pensamiento, si sos armenio vas a luchar siempre por esta causa. Pasen 100 o 200 años ".

CUESTIÓN ARMENIA

En 1915 comenzó el primer genocidio del siglo XX. El estado Turco masacró y deportó a más de 1,5 millones de armenios. Aprovechando las circunstancias de la Primera Guerra Mundial proyectó deshacerse de la Cuestión Armenia con la aniquilación total de su nación usurpado sus tierras y negado el derecho de habitar sus históricos territorios.

Crédito: Prensa Armenia

El plan debía concretarse en ocho meses. Primero los armenios fueron excluidos de la administración pública turca. El 24 de abril, en Constantinopla, la policía se acuarteló y procedió al arresto de 235 intelectuales armenios. Pronto el número ascendió a 800. Eran ilustres escritores, publicistas, poetas, músicos, periodistas, docentes y religiosos. Clausuraron importantes diarios armenios y las detenciones se extendieron hasta abarcar a científicos, juristas, conferenciantes, actores y otros dirigentes de la cultura. Con esta acción buscaban privar al pueblo armenio de sus jefes y órganos directivos para posibilitar la deportación letal sin ruido ni resistencia, impidiendo que las noticias llegaran a conocimiento de la opinión pública de Europa.

Las iglesias armenias, que son cristianas, fueron incendiadas. En algunos casos los templos fueron llenados por personas para luego cerrar sus puertas, rociarlas con combustible e incinerarlas. Usurparon su territorio, se apoderaron de sus casas, escuelas, hospitales, iglesias, bibliotecas públicas y obras de arte en todas sus manifestaciones. El gobierno turco robó a los armenios su dinero, muebles, ropas, obras de arte y bibliotecas privadas, instrumentos musicales, alfombras, colgaduras, adornos que ornaban sus hogares. Les arrebató las quintas, chacras, viñedos, plantaciones, depósitos y barracas, suprimió las artesanías típicas armenias, los dialectos, las culturas de las aldeas y las costumbres lugareñas.

Una vez saqueado todo lo de valor, el gobierno turco dispuso deportaciones letales en las que los sobrevivientes debían marchar a pie miles de kilómetros hacia los desiertos de Arabia. Se les prohibió llevar todo elemento que pudiera permitirles sobrevivir. Se organizó un plan sistemático de ser. Se les privó comida. No hubo previsión de médicos ni de medicamentos. Se los confinó por decenas de miles en campos de concentración, terrenos rasos rodeados de alambres de púas, sin agua ni baños, en los que la gente debía hacer sus necesidades delante de todos. Los excrementos se acumularon haciendo estragos con enfermedades como la tifoidea y la disentería.

Otro de los medios de matanza fueron los trabajos forzados agotadores. Los hombres debían trabajar en la construcción de caminos o en canteras hasta caer muertos. Los kurdos, a pesar de tener el mismo origen que los armenios, fueron utilizados para diezmar al pueblo armenio, exacerbando su fanatismo religioso. Quienes sobrevivieron se vieron expuestos a las inclemencias climáticas durante las caravanas de deportación.

La causa de esta decisión de destruir al pueblo armenio radicó en la irreductibilidad nacional armenia, que no admitió someterse a la turquificación. Así, más de un millón quinientos mil hombres y mujeres sin distinción de edad, ocupación, clase social, ideología política, religión, fueron exterminados por orden del gobierno turco. Vaciando a Armenia de armenios, el gobierno turco se apoderó de la mayor parte del territorio de ese país, que ilegítimamente ocupa hasta hoy. La presencia multitudinaria de refugiados en la Argentina, Estados Unidos, Europa y Medio Oriente, es la consecuencia del Genocidio perpetrado entre los años 1915 y 1923. El gobierno turco adoptó la política de aniquilación contra los armenios, convencido de que su delito quedaría impune. Pretendió que de un solo golpe desaparecerían no solamente los armenios, sino la Cuestión Armenia. Su política estuvo dirigida contra el derecho de autodeterminación de los pueblos, contra el derecho de los pueblos de existir como tales.

Los derechos del pueblo armenio contra el Estado turco siguen vigentes. Turquía debe restituir los territorios ilegítimamente desapoderados y reparar los daños que ocasionó. Turquía perpetró el terrorismo de Estado y hoy cierra los ojos ante la verdad y castiga aquellas voces valientes que en dicho país disienten con la "historia oficial".

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.