Suscriptor digital

Rusia 2018. Argentina-Perú, el partido que nunca fue: miles de hinchas en las tribunas de Croacia vs. Dinamarca

Los hinchas
Los hinchas Crédito: Twitter
Fernando Vergara
(0)
1 de julio de 2018  • 18:30

En el juego de las especulaciones, hace apenas un par de semanas, el 1 de julio estaba marcado a fuego en el calendario del fútbol sudamericano. La posibilidad de que la Argentina y Perú se cruzaran por los octavos de final de Rusia 2018 estaba latente. Uno, como posible líder del grupo D que integró junto con Croacia, Nigeria e Islandia. El equipo de Ricardo Gareca, como hipotético segundo en la batalla del grupo C, que disputó frente a Francia, Australia y Dinamarca. El resto se sabe: nada de eso sucedió. Perú ya está en su casa y la Argentina en camino. Por eso, quedará en el recuerdo como el desafío que nunca fue. Con este panorama, miles de simpatizantes de ambos países que no lograron vender sus entradas coparon las tribunas del estadio de Nizhni Nóvgorod.

Banderas argentinas, banderas de Messi. El escenario resultó el mismo donde Croacia goleó al elenco de Jorge Sampaoli y le sacó de la cabeza la idea de terminar en la cima del grupo D. "Soy argentino, es un sentimiento, no puedo parar...". Ya en el primer tiempo sorprendió el grito atronador. "Honestamente, todos creíamos que íbamos a ganar la zona. Había entradas por todos lados acá en la cancha. Croacia contra Dinamarca no es muy convocante, motivo por el cual mucha gente no pudo deshacerse de ellas. Eso hizo que miles de argentinos y peruanos vengamos a este estadio", explica a LA NACION Estanislao Sánchez, un hincha que viajó desde Buenos Aires.

Durante la transmisión oficial se escucharon diferentes canciones de cancha que suenan en cada partido de la Argentina. En las redes sociales se hicieron eco de esto. "¿Ustedes también están viendo eso?", se preguntaron muchas personas. Uri Groisman fue otro argentino que llegó a Nizhni Nóvgorod con tres amigos con los cuales vive en Israel. Y se añadió uno más que arribó desde Malta. "Llevamos tres días viajando por todos lados, la mayor parte en tren. Vimos el partido contra Nigeria en San Petersburgo, después estuvimos en Kazan frente a Francia y hoy en Croacia-Dinamarca. Particularmente en nuestro caso habíamos sacado entradas tanto para el partido de ayer como para este, es decir, ambos octavos de final. No teníamos intenciones de venderlas, pero hablamos con mucha gente que sí lo hubiera preferido, para salvar ese dinero", explica. "En estos últimos días todo el mundo las quería vender, pero fue imposible, por la falta de demanda", agrega a LA NACION desde el estadio. "El alargue y los penales fueron un lujo: tenemos tren a Moscú recién a las 5 de la mañana", cuenta.

Se calcula que muchos de los seguidores albicelestes que ya poseían entradas para las fases siguientes se quedarán en Rusia y serán espectadores de otros encuentros. Suele pasar cuando se especula y forma parte de las reglas del juego. Durante un tiempo, el 1 de julio de 2018 se recordará por el Argentina-Perú que nunca fue.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?