Se mató un piloto en Rosario

Julio César Talamona murió al despistarse en una auto de Clase 3 del Turismo Nacional
(0)
25 de octubre de 2000  

ROSARIO.- La tragedia enluta una vez más al automovilismo. Ayer, tras despistarse con un Ford Escort en el autódromo de Rosario, falleció Julio César Talamona, que se preparaba para debutar en la Clase 3 del Turismo Nacional.

Talamona, que el 3 del mes próximo cumplía 38 años, competía con un Volkswagen Gol en la Clase 2, pero también se preparaba para incursionar en la categoría de mayor cilindrada (1800cc) del TN con un Ford del preparador José Serafini.

El coche se descontroló en el sector conocido como "la olla", atravesó la tierra arada aledaña a la curva y golpeó contra un talud de tierra.

Talamona, oriundo del barrio porteño de Barracas pero con residencia en Monte Grande, murió instantáneamente. Para retirar el cuerpo de la máquina, que quedó detenida sobre las cuatro ruedas, participaron los Bomberos Zapadores de la Unidad Regional número 2 de la Policía de Rosario.

Talamona probaba con un auto de Serafini y con el que había competido Lionel Larrauri, sobrino del reconocido piloto y ex Fórmula 1 Oscar Larrauri. Tras girar durante la mañana y almorzar en el autódromo, Talamona salió nuevamente a probar, pese a no contar con las mejores condiciones meteorológicas.

De esta forma, el ambiente automovilístico vuelve a recibir un duro golpe, tras las recientes muertes (fuera de la actividad), como las de Walter Tanoni (también del Turismo Nacional), Javier Catalfo (TC Pista) y la más resonante: la de Rubén Luis DiPalma. También el jóven piloto Nicolás Vujovich, del Turismo Nacional, se accidentó al chocar contra un caballo en una ruta. Vujovich salvó su vida, pero recibió fuertes golpes y lesiones varias de consideración.

Según los testigos, en el lugar no había ciertas medidas de seguridad, como ambulancias o bomberos, mientras que el cuerpo permaneció durante algunas horas (falleció cerca de las 17) en el coche, hasta la llegada de los forenses.

Estas condiciones suelen ser repetitivas en muchos autódromos nacionales, en los que se cobra por utilizar sus instalaciones para probar autos, pero que no otorgan medidas, como atención médica y de socorro.

"No sé cómo reaccionar ni qué hacer en éstos casos. El cuerpo todavía está ahí dentro. Estaba mirando el auto y de repente se despistó y se fue. En la pista había restos de neumáticos, quizá de cubiertas de otra categoría", comentó Serafini al programa radial Vuelta Previa.

Talamona competía en la Clase 2 del TurismoNacional con un VWGol atendido por Gabriel Rodríguez. Casado y con dos hijos, propietario de una fábrica de carteles publicitarios, su carrera automovilística comenzó con el TCBiplaza, en La Plata. En 1993 fue campeón de Fiat 600 y luego participó en la desaparecida categoría Supercar.

Desde 1998 corría en el TN y su mejor actuación fue justamente la última carrera, en Río Cuarto, que alcanzó el podio al ubicarse tercero. "Toco el cielo con las manos. Este resultado es lo mejor que viví y me da muchas fuerzas para mejorar aún más", comentó Talamona en Río Cuarto.

La ComisiónDirectiva de la Asociación Pilotos de Automóviles de Turismo (APAT) emitió un comunicado: "A la familia de Talamona y a sus amigos, la categoría quiere hacerle llegar en este momento de dolor por la irreparable pérdida de nuestro compañero nuestro más sentido pésame y juntos elevar una oración en su memoria".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.