Senillosa, una despedida dolorosa y anticipada

El emblema de Hindú se lesionó gravemente en el 38-24 a Belgrano
Alejo Miranda
(0)
18 de septiembre de 2016  

Así se retiraba Hernán Senillosa tras la lesión
Así se retiraba Hernán Senillosa tras la lesión Crédito: Hindú/Profocus

Ni el dolor físico ni el que estremecía su alma, acaso más profundo, lo alejaron de la cancha. A un costado del rectángulo de juego, donde acababa de sufrir un grave esguince de tobillo con fractura de tibia y peroné con desplazamiento, Hernán Senillosa protestó cuando los médicos quisieron llevárselo y desde allí vio el 38-24 ante Belgrano . Un éxito en el que la tristeza por la lesión del máximo emblema de los gloriosos 21 años de Hindú opacó la euforia por el triunfo y la ratificación, tras una temporada con altibajos, que el bicampeón sigue siendo además el mejor.

La actitud del Chori, que quedó al margen de las definiciones, al menos, y la ambición de ambos equipos dejó en claro que había mucho más en juego que el honor. Belgrano e Hindú llegaron a la última fecha con el pase a semifinales de la Copa DirecTV asegurado. Al ganador le esperaba el premio de terminar primero (y único invicto) y un día más de descanso antes de una hipotética final.

Para Hindú, además, el éxito ante quien era hasta aquí el mejor de la temporada regular significó reencontrarse con su juego, ausente durante casi toda la campaña. "Era muy importante terminar bien esta etapa, con la mente en positivo", resumió el hooker Augusto Faraone. "Veníamos mal y hoy por momentos pudimos hacer el juego que pretendemos",

Hindú contrarrestó mejor que en la final del Nacional el scrum de Belgrano y tuvo la misma frescura cuando Joaquín Díaz Bonilla pudo mover la pelota hacia las puntas, y así se llevó un merecido triunfo que sólo estuvo en duda cuando Santiago Uriburu marcó el try para acercarse a cuatro (28-24), apenas cinco minutos después de la lesión de Senillosa. Pero Hindú selló el triunfo con un gran try de toda la cancha, propio de su impronta. Y aunque perdió al Chori, recuperó a Gonzalo Feijóo, que volvió con try; no jugaba desde la final de 2013 por lesiones.

¿Habrá sido el último partido de este gladiador pronto a cumplir 39, que difícilmente pueda esquivar el quirófano? La lógica indica que sí, pero si llegó a ser lo que es, es por desafiar toda lógica. Si ni quiso irse de la cancha con el tobillo y corazón destrozados.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.