Super Rugby: el scrum de Jaguares respondió al ADN argentino

Ante un rival cuya fortaleza está en el scrum, Jaguares se plantó con el ADN del rugby argentino intacto
Ante un rival cuya fortaleza está en el scrum, Jaguares se plantó con el ADN del rugby argentino intacto Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Agustín Monguillot
(0)
3 de marzo de 2019  • 23:35

Se siente el nerviosismo en el aire. El árbitro da la orden y se escucha la entrada. El público se entusiasma y los decibeles van en aumento a la par que los forwards argentinos se llevan a la rastra a los neozelandeses. De la nada, la pelota queda de su lado y la pinchan a la tribuna. Explotan las 8722 personas en el estadio José Amalfitani: Jaguares acaba ganarle un partido cargado de emoción a Blues , el primero en casa ante un equipo del país de los campeones del mundo. El arma que selló el triunfo fue su scrum, un guiño del destino para reconocer el intenso trabajo que se viene haciendo, en medio de tantas críticas.

Lejos estuvo el pack argentino de tener un desempeño perfecto en esa formación, pero sí respondió en los momento más apremiantes. "Hay tanto trabajo detrás de esa formación que, cuando las cosas salen bien contra packs tan poderosos, es motivo de satisfacción. El scrum nos ayudó a ganar el partido", dijo Gonzalo Quesada ante la consulta de LA NACION.

Ese dramático minuto final bien podría ser una radiografía de los vaivenes del scrum argentino. Jaguares tenía un scrum a favor para cerrar el partido, pero no pudo controlarlo y cometió un knock on que le dio una última vida a los neozelandeses; cometió un penal por una mala entrada y su rival eligió volver a jugar la formación; el pack argentino ganó la pulseada, lo tiró para atrás y recuperó la pelota para asegurarse la victoria por 23-19.

"Fue dura la situación. Veníamos sintiéndonos bien y por ahí tuvimos una mala caída, y una mala entrada. Se nos venía la noche, nos dijimos que teníamos una oportunidad más, tenemos que dejar todo y por suerte vino para nuestro lado", relató Juan Pablo Zeiss, el primera línea que había ingresado para jugar los últimos minutos del partido.

En la intimidad destacan el trabajo de Andrés Bordoy. El ex primera línea, que jugó dos tests con los Pumas en 2011, llevaba más de una década en Francia cuando fue convocado por Quesada a sumarse al staff de Jaguares como entrenador de forwards y scrum. "Comenzamos a ver algunas cosas positivas después de nueve semanas de trabajo, pero quedan cosas para pulir", afirmó el rosarino a LA NACION.

Bordoy le dio prioridad a recuperar la fortaleza en el scrum. Lo trabajan los martes y jueves y se apoyan en el análisis de video. "Lo vamos mejorando día a día. Se está entrenando mucho la previa del scrum; cómo te tomas, los los factores que más te cambian el scrum si entrás mal o bien", describe Mayco Vivas, el rosarino que tiene apenas 20 años y se quedó con el puesto de pilar izquierdo ante la ausencia del lesionado Nahuel Tetaz Chaparro . "No estoy contento, pero hay una evolución", destaca el entrenador.

En el festejado triunfo ante Bulls se vieron virtudes de siempre en el rugby argentino, como el scrum
En el festejado triunfo ante Bulls se vieron virtudes de siempre en el rugby argentino, como el scrum Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Durante 2018, Jaguares tuvo un 85% de efectividad en el scrum, el más bajo del Super Rugby . En sus primeros tres partidos de esta temporada promedia un 75%, apenas por arriba Sunwolves (Japón) y lejos del 100% de Sharks , Crusaders y Brumbies. Bordoy hace hincapié en la constancia: "Yo busco una regularidad, tener un scrum estable que a lo largo del partido no cometa faltas. Como todo queremos dominar, por momentos lo veo y eso da el lado positivo a los jugadores para seguir trabajando y confiar en lo que venimos haciendo".

"Venimos trabajando consistentemente, trabajando mucho en las entradas. Tratar de ser consistentes en todo el partido. Tenemos muy buenos scrums y por momentos otros que no tanto, y eso es lo que más trabajamos. Lograr un scrum consistente y ser dominantes durante los 80 minutos. Estamos convencidos que lo podemos tener y apuntamos a eso.

El scrum forma parte del ADN del rugby argentino, pero en los últimos años se volvió su talón de Aquiles. Este mal estructural quedó expuesto como nunca en los Pumas, que sufrieron con los equipos del hemisferio norte durante la ventana de noviembre. Tan alarmante fue la situación que la UAR hizo un llamado a concurso para un Entrenador Nacional de Scrum.

De la mano de Bordoy, Jaguares empieza a entregar buenas señales para ilusionarse. "Sé los jugadores que tengo, trato de sacar lo máximo de ellos y hacerlos progresar al 100%. Queda muchísimo trabajo por delante".

LOS NUEVOS DESAFÍOS

No hubo demasiado tiempo para festejos tras la victoria frente a Blues. El plantel de Jaguares se presentó ayer a las 9 de la mañana en Ezeiza para volar hacia Sudáfrica, donde se enfrentará con Lions y Sharks. Esta vez no pudo viajar Agustín Creevy , que tuvo que salir frente a los neozelandeses a los 20 minutos, por un fuerte golpe. Horas después, se confirmó que el hooker había sufrido la fractura de dos apófisis transversas de las vértebras lumbar 1 y lumbar 2, según el parte médico que dio la franquicia. El ex capitán de los Pumas será evaluado durante la semana para saber con exactitud el tiempo que demandará la recuperación. En esta parte del torneo, entonces, lo reemplazará Gaspar Baldunciel.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.