Armando Cervone: "Sí, podríamos haber organizado las cosas de otra manera"

El presidente de la AAT hizo un balance de la serie de la Copa Davis entre la Argentina e Italia en el ciclo Conversaciones
Sebastián Fest
(0)
8 de febrero de 2017  

Armando Cervone, autocrítico por la serie que terminó en una derrota ante Italia en el Parque Sarmiento
Armando Cervone, autocrítico por la serie que terminó en una derrota ante Italia en el Parque Sarmiento

Armando Cervone está tranquilo. Y autocrítico. Sabe que el fin de semana extendido que terminó en derrota para la Argentina ante Italia en la Copa Davis dejó mucha tela para cortar, y reconoce que la Asociación Argentina de Tenis (AAT) falló en un par de aspectos clave. Eso sí: convencer a Juan Martín Del Potro de jugar la serie era una quimera. Eso también lo tiene claro el presidente de la AAT, que visitó LA NACION para una entrevista en el ciclo Conversaciones que se emitirá hoy en LN+.

–¿Cambiaría algo de lo que se hizo?

–Siempre se puede cambiar y mejorar, después de lo de este fin de semana uno ve cosas que se podrían haber hecho mejor. La Argentina tiene una ventaja y una desventaja: en principio está muy bien vista a nivel internacional. Pero a nivel económico estamos por debajo del resto, nuestro nivel de tenis no se condice con nuestro presupuesto. Italia tiene muchos más recursos que nosotros, pero organizó el año pasado en Pesaro una serie que, sin querer criticarla...

–Bueno, pero Pesaro es Pesaro, y esto era la primera rueda en casa tras haber salido campeones por primera vez

–Es cierto... Se podrían haber mejorado muchas cosas, a veces hay errores que parecen equivocaciones y no lo son. Hay jugadores que no han participado y hubiera sido muy importante que participaran. Pero entiendo a los jugadores que no han estado.

–¿No se podía convencer a Del Potro?

–Del Potro, en 2016, dejó todo en un año en el que no tuvo la suficiente preparación física. Estuvo dispuesto y acompañó. Creo que Del Potro tiene todo el derecho del mundo a orientar este año en función de su carrera.

–Pero una vez que se gana la final en Zagreb, ¿hablaron de qué se haría este año?

–Lo conversamos instantáneamente y de entrada ya estaba acordado que no iba a estar. Quizá no pasó lo mismo con Federico Delbonis, que es una persona de bien y un jugador excelente. Pero en su situación actual no estoy en condiciones de afirmar que hubiese aportado mucho más al resultado. Quiero recalcar que no hubo diferencias institucionales entre la AAT y los jugadores. Quizá privilegiaron otros objetivos.

–¿No se pudo llegar a algún tipo de acuerdo?

–No es casual que no haya ido a Australia, recién vuelve a fin de febrero en Delray Beach. Todos hubiéramos querido que Juan Martín estuviera en la cancha y todos hubiéramos estado más que gustosos de agasajar a los jugadores campeones. Pero también respetamos si no están.

–Es decir que la frase que vino circulando, “después de lo que hicieron no les podemos pedir más”, es real

–A ver... Pedir se puede pedir siempre, pero hay que entender cuando te dicen que no.

– Y uno puede anticiparse y decidir no pedir, ¿y eso es lo que sucedió?

–Así es, así es.

–¿No hubiera sido agradable, incluso lindo, que Del Potro y Delbonis, que se estaban entrenando a poca distancia de Parque Sarmiento se acercaran a saludar al público?

–Se habló y no había inconvenientes. Pero se analizó que la presencia de Juan Martín y Federico podía tener dos efectos. Uno, la crítica de la gente por el hecho de que no estuvieran vestidos de jugadores, y eso no hubiera ayudado. Y la otra, que podría haber sido difícil para los jugadores que sí estaban compitiendo. Sentían que les quitaban entidad a los integrantes del equipo. Se conversó, no es que dijeron “no vamos”.

–¿Se llegó desinflados a la primera rueda?

–Muchos de ellos sintieron que había un objetivo cumplido, el anhelo de muchos años. La preparación no fue la adecuada, no hubo tiempo para la pretemporada. Hay que entender lo que sucedió. Varios de ellos todavía deben estar pensando en el título ganado.

–¿No se pudo haber aprovechado tambiénla oportunidad para homenajear a los protagonistas de tantos años de la Argentina en la Davis?

–Sí, es posiblemente uno de los déficit que yo asumo, debió haberse organizado de otra manera.

–¿Y por qué no se hizo?

–Porque se empezó a trabajar en la idea y sobre la marcha hubo muchos problemas organizativos que se trabajaron contrarreloj y se descuidó dónde se debía poner el acento.

–Tras este fin de semana, ¿se esfumó un poco la euforia?

–Lamentablemente tenemos un pueblo muy exitista... Nosotros buscamos ya hace tiempo generar una estructura comercial que no dependa sólo de la Copa Davis.

–El trofeo va a salir de gira, ¿no?

–Va a recorrer el país, la idea es que hasta septiembre todo el mundo pueda acercarse a a Copa Davis.

–Probablemente no se vuelva a jugar nunca en el Buenos Aires Lawn Tennis...

–No, cuando se pueda jugar en el Buenos Aires lo haremos. Y con Martín (Jaite) no hay problemas. Pero la parte comercial es muy compleja de armar.

–Como veterano integrante del comité de Copa Davis de la Federación Internacional de Tenis, ¿hacia dónde va el torneo y cuál es la propuesta de la Argentina?

–Está teniendo dificultades de convocatoria de jugadores y de comercialización, los sponsors no son los que debería tener esta competencia. La Davis es, comercialmente, difícil de vender porque es imprevisible. Se vio la posibilidad de hacerla en zonas como la Champions League, con 16 equipos a lo largo de dos años y una final bienal. Así se facilitaría comercializarla, porque se sabría dónde y contra quién se juega. Pero no parece que vaya a salir esta idea. Y yo estoy en contra de esa final con sede fija, aunque parece la posición mayoritaria. Eso sí, en 2018 la Davis va a cambiar. No sería raro que se apruebe jugar al mejor de tres sets en las rondas preliminares.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.