Australian Open: Sofia Kenin, la joven campeona que sueña con ser Nº1 del mundo

La estadounidense Sofia Kenin, de 21 años, besa el trofeo de campeona del Abierto de Australia, que ya le pertenece.
La estadounidense Sofia Kenin, de 21 años, besa el trofeo de campeona del Abierto de Australia, que ya le pertenece. Fuente: AFP
(0)
1 de febrero de 2020  • 09:07

"¡Out!", escuchó Sofia Kenin. Su única reacción fue llevarse ambas manos a la cabeza, casi sin poder creer lo que ese grito significaba. La española Garbiñe Muguruza, su rival en la final del Abierto de Australia, había cometido una doble falta en un match-point por lo que Kenin se convertía, a los 21 años, en la nueva campeona del primer Grand Slam del año. Fue 4-6, 6-2 y 6-2 en un colmado Rod Laver Arena.

"Sueño con ser tenista profesional y convertirme en la número uno del mundo". Corría 2005 y Sofia Kenin era una niña que ya sabía lo que quería. Tenía apenas siete años, pero ya la catalogaban como una estrella naciente gracias a un carácter impropio para su edad. Ya de grande, y en un especial titulado "Mi historia" publicado por la WTA, Kenin ratificó que su norte es la cima del ranking. Hacia allí apunta, y este primer gran trofeo de su vitrina hace pensar que no parará hasta conseguirlo.

Desde el lunes, Kenin estará mucho más cerca de su objetivo. Por lo pronto, saltará al puesto número siete del ránking mundial, la mejor ubicación de toda su carrera (llegó a estar en el puesto 12 a fines de octubre del año pasado). Además, pasará los tres millones de dólares de ganancias desde que se hizo profesional. En 2019 había dado indicios de su progresión: con 38 triunfos en carpeta, se convirtió en la tenista más ganadora del año sobre esa superficie. Y, además, se dio el lujo de ser la primera jugadora estadounidense en derrotar a Serena Williams en un Grand Slam desde 2013 (le ganó en tercera ronda de Roland Garros).

Sofia Kenin no puede creerlo: acaba de ganar el Abierto de Australia
Sofia Kenin no puede creerlo: acaba de ganar el Abierto de Australia Fuente: Reuters

"Este es es mi primer discurso. Voy a hacer lo mejor posible", dijo Kenin al tomar el micrófono, ya como campeona 2020 de Australia. Se le notaban tanto la emoción como la satisfacción interna. Kenin, que nunca antes había pasado los octavos de final de un torneo de Grand Slam, siguió: "Mi sueño se hizo realidad. No puedo ni siquiera describir este sentimiento. Si tienen un sueño, ¡búsquenlo!", arengó. Luego, felicitó a su rival y se tomó un tiempo para agradecerle a su equipo. En su box estaba la rusa Dinara Safina, la última tenista en perder un Grand Slam por una doble falta, tal como le ocurrió a Muguruza hoy. Fue en Roland Garros 2009, hace casi once años.

El resumen de la final

Fanática desde chica de Andy Roddick, y con un estilo agresivo para jugar al tenis, la joven nacida en Moscú, pero que emigró a los Estados Unidos cuando era todavía bebé, señaló: "Agradezco a toda la gente. Han sido las dos mejores semanas de mi vida". Kenin vive en Pembroke Pines, Florida, con sus padres. Ellos siempre supieron que su hija jugaría al tenis: "Nunca me gustaron los juguetes. Prefería las pelotas. Empecé con el fútbol y a los cuatro años comencé a jugar al tenis", contó la flamante campeona en una entrevista con la WTA. Sus padres destacan la determinación de Kenin para conseguir lo que quiere. Eso, en definitiva, es lo que la llevará lejos. Y, quizás, hasta la deposite en el número uno del mundo dentro de un tiempo.

El partido que le confirmó el camino

"Tenía buenas notas en la escuela y debía decidirme entre ir a la universidad o dedicarme al tenis. Por suerte, tuve una buena racha en el US Open de 2017 y eso facilitó mucho la decisión", dijo Kenin alguna vez. Ese año, la estadounidense llegó hasta la tercera ronda del último grande. La derrotó María Sharapova, toda una estrella del tenis femenino en sets corridos (7-5 y 6-2). "Maria [por Sharapova] fue muy amable conmigo", recordó Kenin. Ya no hubo dudas: el camino estaba entre las raquetas, los courts y el circuito mundial de tenis. Kenin iba a ser una profesional. Y, con el tiempo, se convertiría en campeona.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.