El hombre que escapó del Titanic, fue héroe de la Primera Guerra Mundial, millonario y leyenda del tenis

Richard Norris Williams: de sobreviviente del Titanic a múltiple campeón de la Copa Davis
Richard Norris Williams: de sobreviviente del Titanic a múltiple campeón de la Copa Davis Fuente: Archivo
José Luis Domínguez
(0)
1 de junio de 2020  • 00:30

Richard Norris Williams II sobrevivió a un naufragio catastrófico, fue héroe de guerra, leyenda del tenis cuando el mundo de las raquetas estaba en pañales, millonario y un apasionado por los libros. Nació en Ginebra el 29 de enero de 1891. Era el hijo de Charles Duane Williams, un prestigioso abogado, y Lydia Biddle White; por la rama paterna era bisnieto de Benjamin Franklin. Su padre, de origen estadounidense, había viajado a Suiza por un par de meses y terminó por quedarse casi una década. Richard, criado en el seno de una familia aristocrática, había empezado a jugar al tenis por impulso de su padre, uno de los integrantes de la alta sociedad de la época, entusiasmados por el deporte cuyas reglas había creado el mayor Wingfield en Londres, poco más de dos décadas atrás.

El joven Williams II ganó algunos torneos en Ginebra, y antes de ingresar en la Universidad de Harvard, buscó disputar algunos certámenes en los Estados Unidos. Su padre, Charles, se convirtió en un dirigente importante y había comenzado gestiones para la conformación de una federación internacional que le diera estructura universal al 'lawn tennis', un proyecto que impulsaba junto al francés Henri Wallet y Charles Barde, secretario de la asociación suiza de tenis, pero que se vería frustrado por el destino. Williams padre e hijo decidieron regresar a Pensilvania, compraron boletos de primera clase y abordaron el RMS Titanic en Cherburgo el 14 de abril de 1912.

Norris Williams ganó el oro en el dobles mixto en los Juegos de París 1924, con Hazel Wightman como compañera
Norris Williams ganó el oro en el dobles mixto en los Juegos de París 1924, con Hazel Wightman como compañera Fuente: Archivo

Cerca de la medianoche, después de que el Titanic ya había chocado contra un iceberg, Richard y su padre fueron al bar de la primera clase y vieron que estaba cerrado. Resignado, Charles le entregó su petaca vacía a Richard, quien la conservó y la convirtió en una reliquia que aún conserva la familia. El joven Norris contó que rompió la puerta de un camarote para liberar a un pasajero atrapado, acción por la que fue reprendido por uno de los guardianes del barco, quien amenazó con multarlo "por dañar propiedad de la White Star Line (propietaria del Titanic)"; esa escena luego fue adaptada con ligeras variantes por el director de cine James Cameron para la megaproducción Titanic, estrenada en 1997.

Williams y su padre se dirigieron al gimnasio, donde un instructor había reunido a varios pasajeros a resguardo de las bajas temperaturas de la noche, pero luego salieron a la cubierta cuando el barco comenzaba a hundirse. "Estábamos viendo cómo los botes empezaban a ser ocupados y bajados. Cuando el agua empezó a llegarnos a la cintura, una de las cuatro chimeneas se derrumbó; conseguí correrme a un costado, pero el tubo se deslizó y arrastró a mi padre al mar. Salté y nadé a través del hielo hasta una de las balsas; ahí me subieron a bordo. Como estaban algo inundadas, me mantuve de pie todo lo que pude. Finalmente, el Carpatia -el primer barco que acudió a las llamadas de auxilio- nos rescató", contó Williams en una entrevista que le hicieron a su regreso.

El frío que había sufrido por estar en las aguas gélidas del Atlántico Norte había entumecido sus piernas; un médico del Carpatia recomendó la amputación, pero Richard Williams se negó de manera rotunda: "De ningún modo, las voy a necesitar". Trató de recuperar la circulación sanguínea de sus miembros inferiores mientras caminaba con dificultad por la cubierta del barco de rescate.

Williams llegó a Nueva York junto con unos pocos sobrevivientes el 18 de abril. En una carta dirigida a otro sobreviviente de esa tragedia, el coronel Archibald Garcie, Richard agregó más detalles sobre cómo se salvó: "No estuve mucho tiempo bajo el agua, y tan pronto como salí a flote me quité el abrigo de piel, que era muy pesado; también los zapatos. A unos veinte metros vi algo flotando; nadé hasta ahí y encontré lo que parecía ser una balsa, me aferré como pude y después de un rato me subí y me paré en el medio. Alrededor de unas 30 personas nos pudimos mantener allí. Cuando el oficial (Harold Lowe) nos encontró con el bote salvavidas, sólo once seguíamos con vida, el resto ya había muerto por las bajas temperaturas. Luego supe que en otra balsa encontraron mi abrigo de piel y un bastón de mi padre, con la inscripción C. Williams. Eso me hizo pensar que el cuerpo de mi padre había sido hallado, pero no fue así. Nunca supe cómo llegó ese bastón hasta allí".

Dick Williams, en Wimbledon; allí llegó a ser semifinalista en singles y campeón en dobles varones
Dick Williams, en Wimbledon; allí llegó a ser semifinalista en singles y campeón en dobles varones Fuente: Archivo

Recuperado de los problemas en sus piernas y de la experiencia traumática del Titanic, se mudó a Filadelfia con su tío, también llamado Richard; para diferenciarse se hizo conocido con el apodo de Dick. Tras someterse a una recuperación por el enfriamiento en sus piernas, Williams ingresó en Harvard y mantuvo su pasión por el tenis, hasta convertirse en uno de los referentes de su época. Apenas semanas después, en junio de 1912, ganó el US Clay Court Championship, en Pittsburgh, y participó del Campeonato Nacional de los Estados Unidos, que varias décadas después se convertiría en el US Open. Como curiosidad, en esa época le tocó muchas veces compartir torneos con otro sobreviviente del Titanic: Karl Behr.

En aquellq primera temporada Williams fue eliminado en la tercera rueda; a modo de consuelo, conquistó el torneo de dobles mixto. Al año siguiente fue finalista en singles, y se consagró campeón en 1914, sobre el césped de Newport, cuando derrotó a Maurice McLoughlin por 6-3, 8-6 y 10-8, y también en 1916, al superar a Bill Johnston por 4-6, 6-4, 0-6, 6-2 y 6-4. También ganó varios títulos en dobles, entre ellos el de varones en Wimbledon 1920, junto con Chuck Garland; en ese torneo, que por entonces era considerado como un campeonato mundial de tenis, llegó a ser semifinalista en singles en 1924, cuando cayó ante el renombrado René Lacoste.

La niñez en Suiza le permitió aprender a hablar francés y alemán con fluidez, y eso le permitió conseguir una posición de privilegio en la Fuerza Expedicionaria Estadounidense (AEF) que combatió junto con las fuerzas aliadas en la Primera Guerra Mundial. Tras la victoria, recibió la Cruz de Guerra y la orden de Caballero de la Legión de Honor de Francia en París. En esa ciudad se casó con Jean Haddock en 1919, con quien tuvo cuatro hijos, pero enviudó diez años después; en 1930 contrajo enlace con Frances West Gillmore, la mujer que lo acompañó hasta el final.

Fuente: Archivo

Sin rankings oficiales por entonces, los periodistas especializados en tenis, que confeccionaban clasificaciones anuales, lo consideraron el número 2 de la temporada 1916, y número 4 en 1923. A los 33 años, ganó la medalla dorada en dobles mixtos en los Juegos Olímpicos de París 1924, con Hazel Wightman como compañera. Disputó nueve series de Copa Davis para los Estados Unidos entre 1913 y 1926, con un récord de 6-3 en singles y 4-0 en dobles; conquistó cinco veces la Ensaladera, en 1913, 1921, 1923, 1925 y 1926, y también fue capitán del equipo norteamericano.

Según los registros de la prensa de aquellos tiempos, "era un jugador que impactaba fuerte y que buscaba tiros ganadores todo el tiempo, lo cual lo exponía muchas veces a los errores, pero si estaba en un día preciso, se convertía en un adversario muy difícil para cualquiera. Y sobre todo, era un auténtico caballero". Se retiró a los 44, cuando disputó el US Open por última vez, en 1935, y fue uno de los primeros jugadores en ser incorporados al Salón Internacional de la Fama del Tenis, con sede en Newport, en 1957.

Con el tiempo, se convirtió en un importante banquero y presidente durante más de dos décadas de la Sociedad Histórica de Filadelfia, una entidad dedicada a la comprensión de esta disciplina con miles de volúmenes que abarcan casi 350 años de crónicas de la historia de los Estados Unidos. Richard Norris Williams, el hombre que vivió muchas vidas en una sola existencia, falleció el 2 de junio de 1968, a los 77 años, en Bryn Mawr, Pensilvania.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.