El modelo universitario de EE.UU., una opción para los que dejan de ser juniors o les cuesta saltar al tenis profesional

Uno de los jugadores que estuvo bajo la lupa de entrenadores universitarios en Pilará
Uno de los jugadores que estuvo bajo la lupa de entrenadores universitarios en Pilará
Sebastián Torok
(0)
4 de diciembre de 2018  • 20:16

El tenis universitario estadounidense representa una valiosa opción para los tenistas que dejan de ser juniors (hasta 18 años) y también para los de mayor edad a los que les cuesta sostenerse y dar el salto al profesionalismo. El modelo educativo universitario de EE.UU., con un sistema de becas para los alumnos que compiten en distintas disciplinas, se convirtió en una oportunidad para muchos, sin que ello signifique que los alejará del circuito profesional. Nombres como John Isner (Universidad de Georgia), Kevin Anderson (en Illinois), Cameron Norrie (cursó en Texas y Michigan) y Mackenzie McDonald (UCLA) son algunos ejemplos de que los estudios no frustran los tiros en el court. En la Argentina, Axel Geller y María Lourdes Carlé, en Stanford y Georgia, respectivamente, son dos modelos de jóvenes promesas que, por distintos motivos, decidieron continuar sus carreras tenísticas en el circuito universitario con el deseo de dar el salto al tour en algún momento.

En los próximos días, en Buenos Aires, habrá distintas opciones para aquellos tenistas que anhelan conseguir una beca para universidades estadounidenses. El miércoles 12 del mes actual, en el Racket Club de Palermo, Connect 2 University, una organización que vincula a atletas de alto rendimiento con las instituciones del país norteamericano, realizará una búsqueda. ¿Cuáles son los requisitos para participar? Ser federado y haber jugado en torneos nacionales (G1, G2, G3 y G4). La otra opción será del 14 al 16 de este mes en las canchas de Pilará. Allí, en el km 56,5 Ramal Pilar de la Panamericana, entrenadores llegados desde universidades de EE.UU. realizarán un campo de reclutamiento. En este caso, contarán con el apoyo de Gustavo Luza (ex capitán del equipo argentino de Copa Davis ) y el sostén de la compañía PlayintheUS, fundada por Cintia Tortorella, ex jugadora profesional (llegó a ser 213º en singles y 198º en dobles) y destacada juvenil.

En el reclutamiento que se hizo en Pilará el año pasado
En el reclutamiento que se hizo en Pilará el año pasado

"Con una beca recibís todo gratis: clases, libros, seguro médico, vivienda, comida, raquetas, zapatillas, psicólogos, entrenamientos, viajes", le comentó, en su momento a LA NACION, Bruno Tiberti, hijo de Gustavo "Gurí" Tiberti (Nº 5 argentino en 1982). Ex 650º, a los 21 años estudió en Oklahoma y Georgia, egresando con los títulos de Marketing y Comercio Internacional.

"Estoy convencido de lo importante que es esta opción para la mayoría de los tenistas. Un porcentaje muy bajo de ellos tienen condiciones y resultados a temprana edad como para ya decidir dedicarse al profesionalismo de lleno, resignando los estudios. Y sabemos que la mayoría queda en el camino. La opción de estirar cuatro años la decisión de intentar ser profesional, después de estudiar, competir al más alto nivel universitario, entrenar con la mejor infraestructura y, encima becado, es muy buena", señaló Luza, director de la academia Pilará Tenis Club.

El extenista Kevin Konfederak; se graduó en Georgia y compitió en la liga universitaria
El extenista Kevin Konfederak; se graduó en Georgia y compitió en la liga universitaria

Kevin Konfederak fue número 1 argentino en Sub 14 y 16, 17º del mundo en juniors y se convirtió en profesional (fue 485º en 2012), pero se dio cuenta de que no toleraba la presión y encontró, en la universidad, una valiosa opción. Estudió en Georgia Gwinnett College, en Atlanta. Hoy, además de ser uno de los entrenadores de Guido Andreozzi (79º de single ATP), es embajador de Connect 2 University: "El otro día hablaba con Guido (Andreozzi) y coincidíamos en que no vemos viable que un jugador se forme completamente en la Argentina, salvo que sea un crack. Mi experiencia fue excelente en todo sentido: en la parte académica y deportiva. Hice la carrera de Negocios con concentración en Marketing, con un promedio de 4.0, que vendría a ser lo más alto. Me permitió jugar al tenis de nuevo, que yo lo había dejado. Jugué hasta mejor que antes, volví a disfrutar en la cancha, me encantó poder competir en equipo. Y la universidad te permite desconectar yendo a clase y escuchando sobre otros temas. Este sistema es, sin dudas, una muy buena opción".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.