El último desafío de Tito, cual si fuera el Ballet de Bolshoi