Fognini, el primer favorito en el Córdoba Open, nunca pasa inadvertido: "A los tenistas jóvenes les falta humildad"

Fognini, en el predio del Mario Kempes, donde se juega el Córdoba Open
Fognini, en el predio del Mario Kempes, donde se juega el Córdoba Open Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima
Sebastián Torok
(0)
5 de febrero de 2019  • 08:00

CÓRDOBA.- Ingenioso, durante una tarde de mayo de 2018, Tito Vázquez , el excapitán argentino de Copa Davis que llegó a producirle un disco a su amigo Luis Alberto Spinetta, tomó el teléfono celular, abrió la aplicación de WhatsApp y en un grupo de amigos en el que se habla mucho de tenis –y también de la vida– lanzó una sentencia fenomenal: "Si Fognini gana el título en el Foro Itálico va a ser más grande que Marcello Mastroianni". La ocurrencia, citando al famoso actor italiano, se disparó porque Fabio Fognini , por entonces 21° del ranking y entrenado por otro de los integrantes de esa comunidad virtual ( Franco Davin ), lucía encendido ante su público y, tras dejar en el camino a varios rivales de peso, tenía la chance de dar un gran golpe en el Abierto de Roma. Sin embargo, Rafa Nadal se impuso en las semifinales (en tres sets, en casi 2h30m) y Fogna se quedó el camino. La comparación de Vázquez, cuidadosamente exagerada, ilustra, de cierto modo, lo que genera el tenista de 31 años, actual 15°: nunca pasa inadvertido. Talentoso hasta las entrañas, puede ser un artista o un displicente el mismo día, dependiendo de su ánimo.

A Fognini (nacido en San Remo), como en su momento al unquillense David Nalbandian , parte del sistema tenístico le reprochó no haberse entrenado más, como si ello (fuera verdad o no) le hubiera asegurado ser todavía mejor. "Algunos periodistas son así. Hay gente que también. A muchos les gusta hablar. No saben lo que está detrás del jugador. Con este tipo de carácter he llegado al 13 del mundo. ¿Y si no hubiera tenido este carácter adónde llegaba? Esa es otra buena pregunta para los que critican", le expresó Fognini a LA NACION.

Primer cabeza de serie del ATP 250 de Córdoba (debutará este miércoles en la 2ª rueda frente al esloveno Aljaz Bedene), Fognini buscó despojarse de la modorra –y de los demonios en su cabeza– en noviembre de 2016, cuando, casi afuera del top 50, contrató a Davin como coach. El pehuajense, único entrenador argentino campeón de Grand Slam con jugadores distintos (Roland Garros 2004 con Gastón Gaudio y US Open 2009 con Juan Martín del Potro), tiene su disciplina y, en los primeros meses, la convivencia no fue sencilla. "Los meses iniciales fueron muy duros. Al comienzo, Franco me incorporó su disciplina, su pausa, su manera de entrenar a mi manera de ver las cosas, de mi trabajo y como yo respondía a sus cosas. Eso fue duro, fue duro, porque Franco es un tipo al que no le gusta hablar mucho (sonríe). Entonces yo creo que al principio necesitábamos un poco más de comunicación. Luego, poco a poco mejoramos esto que faltaba y ahora vamos súper bien. Hacemos un buen team".

–Evidentemente, formaron un buen equipo. En 2018 ganaste más partidos (46) que en 2013 (42) y 2014 (40), tus mejores temporadas. Fuiste el primer italiano en ganar 3 títulos (San Pablo, Bastad y Los Cabos) desde Corrado Barazzutti en 1977. E igualaste tu mejor ranking histórico (13°, en 2014) ¿Por qué semejante cambio?

–Fue un muy buen año. Si no la cagaba (sonríe) en el US Open [perdió en la 2ª ronda con John Millman, por entonces 55°] y no me lesionada en China, tenía gran posibilidad de entrar en el Top 10, estuve cerca. Seguía con un problema en el tobillo, en China me lesiono y no pude jugar los cuartos de final contra Juan (Del Potro) y jugué los últimos tres torneos del año sin entrenar.

–¿Pero por qué decidiste salir de tu zona de confort a esta edad?

–Un poco por mi experiencia. Obviamente el primer año que trabajé con Franco fue de conocimiento, llegué con un ranking malo, me lesioné y estuve para dos meses y medio. Desde ahí fue un camino muy duro y logramos cosas, gané torneos, me puse otra vez en mi mejor ranking y ahora quiero, y queremos, algo más, algo que me quede en el recuerdo.

Fognini es el cuarto italiano en la historia con 300 triunfos o más (331), junto con Adriano Panatta (377), Andreas Seppi (359) y Corrado Barazzutti (314).

–¿De qué hablamos? ¿De ser Top 10, de ganar tu primer Masters 1000?

–Sí, obviamente hablamos de algo de eso, no lo niego. Los objetivos son altos, pero estoy dispuesto a hacer el esfuerzo. Tengo que ser listo para lograr algo grande. Ese es mi objetivo. Si luego no se logra, estaré contento igual, porque lo habré intentado. A esta edad tengo suficiente experiencia para probar.

–Que Barazzutti, casi tu segundo padre y capitán de la Copa Davis, diga que si te lo proponés llegarás al número 10°, ¿qué te genera? ¿Presión?

–Todo el mundo fue bastante duro conmigo en ese sentido. Con Corrado me llevo muy bien. Tengo mucha confianza en él como entrenador, pasamos mucho tiempo juntos en la Davis. Él ha sido 7 del mundo, un jugador que luchaba hasta las pelotas que se iban afuera. Sabe de lo que habla.

Franco Davin, el coach argentino que revitalizó a Fabio Fognini
Franco Davin, el coach argentino que revitalizó a Fabio Fognini

–En estos tiempos, durante el trabajo con Davin, sumaste a Pablo Pécora, el licenciado en psicología con experiencia en el tenis. ¿Tiene el trabajo más difícil del mundo…?

(Sonríe)–Sí, creo que sí. El trabajo de Pablo es muy bueno y duro, sobre todo conmigo (lanza una carcajada). Ya había trabajado con Gaudio también… ¿Si me parezco en algo a Gastón? Yo creo que sí, pero se lo tenés que preguntar a Pablo o a Franco. Una vez que yo empecé con Franco, él me aconsejó que trabajara con Pablo y me he fiado. Al principio fue un poquito raro. Cuando yo estuve en España con José (Perlas) trabajé con una psicóloga. Pero ahora estamos todos hablando de lo mismo, todos queremos lo mismo y ojalá me ayuden a lograr algo importante.

–Tu hijo, Federico, tiene 20 meses. ¿Se te hace más difícil viajar por el tour?

–Sí, la verdad que sí. Ahora está en Buenos Aires junto con Flavia ( Pennetta , la extenista, mujer de Fognini). Están conmigo estas semanas. Pero se hace difícil, porque su crecimiento es algo que no me quiero perder. Un hijo nace y crece muy rápido. Eso me gustaría hacerlo al lado de mi mujer y vivirlo. Cuando Flavia quiere, viaja conmigo porque si pasan tres semanas ya quiere que vuelva a casa (sonríe).

–¿Qué ella haya sido tenista de elite ayuda en la aceptación?

–Y…, mucho. Si no hubiera sido doblemente duro. Tengo mucha suerte de tenerla al lado, porque en otro aspecto hubiera sido difícil seguir.

–A propósito de Davin, hace un tiempo dijo que lo que más le molesta del tenis actual es ver a un jugador que entra en un vestuario después de perder un partido y que en menos de diez minutos tomó el teléfono para escribir en su red social; 'Hola a todos, acabo de perder, pero dejé todo'. ¿Ves así a la nueva generación de tenistas?

–Sí, a la actual generación la veo diferente a la mía y a la anterior, porque ahora van todos bastante agrandaditos, lo digo así, no me equivoco. Lo digo en el sentido de que a veces ni saludan, se creen estrellas. Pero bueno, son jugadores que juegan un hue…, pero no es así como se manejan. Yo era bastante tontito de adolescente, pero con el pasar del tiempo me acostumbré a las reglas porque me quedaba afuera. A los tenistas jóvenes les falta más humildad.

–¿Y tenísticamente te parecen interesantes?

–De lo tenístico juegan muy bien. Zverev está ahí. Khachanov se acaba de meter arriba. Medvedev igual. Tsitsipas es muy bueno. Sí, son buenos.

Ver esta publicación en Instagram

Week 2 in the pocket [R] [R][R][R][R][R]?[R][R]?[R]???[R][R][R]

Una publicación compartida de Fabio Fognini (@fabiofogna) el

–¿La Copa Davis perderá su esencia con el nuevo formato?

–Es un formato discutible, si se lo puede llamar de alguna manera. Algunos esperan cosas positivas y otros no. Es diferente. La historia…, si se habla de historia, cambió, porque la Copa Davis era a cinco sets, era lindo estar ahí tres días, con el público, estar en el punto decisivo por el 3-2, pero eligieron esto y…, tiempo al tiempo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.