Guido Pella a corazón abierto: su fanatismo por Disney y su miedo a volar

Pella participó en el exitoso programa de Andy Kusnetzoff - Fuente: Telefé

01:31
Video
(0)
21 de julio de 2019  • 12:22

Días después de redondear la mejor actuación de su carrera en un Wimbledon en el que alcanzó los cuartos de final dejando en el camino a dos finalistas como Kevin Anderson y Milos Raonic, el argentino volvió al país y estuvo presente en el programa Podemos Hablar de Telefé, un espacio en donde los deportistas suelen abrirse y confesar intimidades sobre su vida.

El tenista argentino, número 24 del mundo, hizo una dura confesión en la que reflexionó sobre todas las postergaciones que realizó durante su vida para poder alcanzar el sitio de privilegio que hoy ostenta. Pese al gran momento que atraviesa, sin dudas el mejor de su carrera, Pella dejó una observación que sorprendió a todos: "No sé si me gusta jugar al tenis. Aun con 29 años, no sé si es lo que a mí me gusta hacer. Lo hago porque lo hago bien y porque me permite vivir de esto, entonces imaginate yo entrenando a los 14 años, solo en Buenos Aires, sin sentir que era lo mío", rememoró.

La obsesión de Guido Pella por acumular cosas y viajar a Disney - Fuente: Telefé

01:04
Video

Nacido en Bahía Blanca, se mudó a los 14 años a Buenos Aires para poder seguir con su progresión. Atrás tuvo que dejar a su familia y a sus amigos, una separación dolorosa para un chico que no tenía en claro si el tenis era su vocación y tampoco sabía si tenía futuro en el deporte."De un día para el otro me dijeron que tenía que irme a Buenos Aires, porque a un sponsor le gustaba cómo jugaba. Un domingo a la noche me fue a despedir mi mamá a la terminal y vine solo a la Ciudad, a una pensión en Caballito. Yo decía '¿Qué hago acá?', la gente era hostil, era todo atolondrado. Fue durísimo. Me acuerdo que lloré las primeras tres semanas, todos los días"

Las privaciones fueron múltiples, tanto económicas como sentimentales: "Perdí amigos, perdí esa edad entera. No sé lo que es sentarse a comer con amigos o si estoy con un grupo grande de gente, me siento incómodo. Soy de Bahía Blanca, que para el tenis era nulo. Eramos una familia de clase media, mi viejo fue basurero un tiempo. No sobraba nada y el tenis es carísimo. Veía que mis papás arrancaban con un auto y le ponían gas porque no alcanzaba para el viaje. Por ahí viajábamos de Bahía a Mendoza, que son 1.200 kilómetros, y cada 200 kilómetros había que frenar para recargar el tanque de gas".

Hoy en día, siendo uno de los mejores jugadores del mundo, Pella vive cumpliendo sus añoranzas de una juventud postergada. "Va todo relacionado. De chico no podía comprar absolutamente nada. Mi sueño era, cuando ganara plata, ir comprando las cosas que de chico me hubieran gustado tener. Yo lo asocio a las faltas de nene que tuve. No tuve infancia", explicó.

"Arranqué con videojuegos viejos: Family, Sega, Game Boy Color, consolas de hace 20 o 25 años. Y juegos. También muñecos, eso comenzó cuando me empezó a ir mejor. Soy fanático de todo lo que te imagines: Star Wars, Harry Potter, El Señor de los Anillos. A mí siempre me gustó tener la mejor calidad, entonces empecé a comprar muñecos por Internet. ¿Viste que hay gente que entra a Instagram? Yo entro en una página a ver muñecos", confesó.

Su lugar favorito en el mundo es Disney, el parque de diversiones soñado para millones de chicos del mundo: "Soy muy fanático. A los parques fui entre 25 y 30 veces. Con mi novia, en un año, fuimos 7 veces. Ella también es fanática. ¿Tenemos dos días libres en Europa? ¡Vamos a Euro Disney! Si Disney sobrevive, en parte es por mí", bromeó.

Fue justamente en Disney donde le ofreció casamiento a su pareja, Stephanie Demner: "Al momento de preguntarle, no podía reaccionar. Estábamos en el parque (Disneyland París). Hacía frío, tenía el anillo escondido. Los fuegos artificiales son a las 22, duran 25 minutos", Yo tenía miedo de decirle. Y en un momento los guardias empiezan a echar a la gente, se termina la magia de Disney. Me dije 'es ahora o nunca'. Yo había planeado todo el viaje para eso. En un momento le digo que me dolía el pie. No me arrodillé, porque me daba vergüenza. Me quedé sentado. Saqué el anillo y le pregunté. Obviamente me dijo que sí. Y en ese momento empezamos a correr al castillo, porque era un sueño. El guardia nos corrió, pero pudimos publicar una selfie, la mejor que sacamos, con el castillo".

Cómo fue la propuesta de casamiento de Guido Pella - Fuente: Telefé

01:00
Video

Como cierre, confesó que detesta volar y que sufrió en carne propia una experiencia terrorífica en 2009: "Vuelo de Buenos Aires a París, por Air France. El avión se empieza a mover increíble. Hubo desesperación, la gente gritaba. Yo me abracé a mi entrenador, transpirando: 'No me quiero morir, no me quiero morir'. Pasa la turbulencia, yo me tranquilizo y el pibe que se sentaba al lado de mi entrenador empieza a lagrimear, se puso muy mal. Era francés y mi entrenador, que habla francés, empezó a preguntarle qué le pasaba. El chico le respondió: 'No, es que yo vivo en Argentina y mi papá venía de París a visitarme en el avión que se estrelló. Estoy yendo a Francia para que me entreguen los papeles, los restos".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.