Roland Garros: Del Potro se sumó a Schwartzman en cuartos de final y ahora chocará con Cilic

French Open Grand Slam
  • 4
  • 4
  • 4
  • -
  • -
John Isner USA
  • 6
  • 6
  • 6
  • -
  • -
J. M. Del Potro ARG
Ariel Ruya
(0)
4 de junio de 2018  • 15:00

PARÍS.- Juan Martín del Potro saca chispas. Su derecha, otra vez, está hecha fuego. Se afirma sobre el polvo de ladrillo como si se tratara de cemento. Debe creer, al fin de cuentas, que Roland Garros se parece, en algo, al US Open. Porque está desatado, domina el servicio hiriente de un especialista y sigue en carrera, imperturbable. Derrota por 6-4, 6-4 y 6-4 al norteamericano John Isner, espanta a las nubes y aleja la lluvia, y se consolida como uno de los ocho mejores sobre la arcilla de París.

Del Potro, después de un punto cerca de la red ante Isner
Del Potro, después de un punto cerca de la red ante Isner Fuente: AFP

L a gesta de Diego Schwartzman, el héroe de la mañana, que le gana al sudafricano Kevin Anderson, después de estar dos parciales abajo, abre el manual de los recuerdos. La última vez que dos argentinos alcanzaron esta instancia fue en 2005, con el choque entre Mariano Puerta y Guillermo Cañas. Luego Puerta llegaría a la final, donde Rafael Nadal lograría el primero de sus 10 Roland Garros. Historia viva.

Los momentos más emotivos de la carrera de Juan Martín del Potro

03:58
Video

Era un poco lo que esperaba, cualquier quiebre de servicio era clave para él y para mí. Con Isner, hasta que no termina el partido no sabés qué va a pasar, ataca todo el tiempo y saca muy bien
Juan Martín Del Potro

Ahora, Del Potro se cruzará con un viejo conocido: el croata Marin Cilic, que le ganó en cinco sets al italiano Fabio Fognini: 6-4, 6-1, 3-6, 6-7 (4/7) y 6-3. Con Cilic, Delpo tiene un historial favorable por 10-2 y le ganó en los últimos siete enfrentamientos, incluido el de la final de la Copa Davis en 2016; la última victoria del croata es de 2001, en el Masters 1000 de Canadá.

Del Potro estaba lesionado, tenía un desgarro grado 1 en su muslo derecho. Se recuperó. Tenía temores sobre una plataforma que no le agrada ni por asomo. Pisa con la determinación de un guerrero. Está a un partido de alcanzar su mejor registro, las semifinales de 2009, cuando se inclinó ante Roger Federer, en una película a cinco sets que aún hoy se recuerda. Fue, al fin de cuentas, el único grande del gran Roger en París.

Del Potro alcanza los primeros cuartos de final después de 2012. El año pasado había reaparecido en Roland Garros desde aquel año y se despidió en la tercera rueda frente a Andy Murray. El punto decisivo –una bola que Isner arroja, pega en la red y vuela al espacio-, le permite a Juan Martín lanzar otro grito de guerra. Del Potro, ahora sí, está metido en la batalla. Hoy sueña en grande cuando hace diez días estaba más pensando en la temporada sobre césped. El pasto puede esperar.

En lo físico estoy muy bien, hoy encontré un punto justo en la devolución, que me permitía contestar profundo y hacerlo correr
Juan Martín Del Potro

Por: Ariel Ruya

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.