La cancha no se cambia: los controles no arrojaron irregularidades y la Argentina jugará la Davis en una superficie muy veloz