Las figuras atraen, pero a la vez exponen la realidad argentina