Radek Stepanek, el checo provocador y talentoso que nunca pasó inadvertido en los courts, se retiró del tenis