Un partido increíble: lo tenía ganado, no lo pudo definir y terminó internado en el hospital