Vivir el ATP Tour como doblista: menos dinero pero una manera más llevadera de soportar la presión

Zeballos y González disfrutan de su presente
Zeballos y González disfrutan de su presente
Olivia Díaz Ugalde
(0)
14 de febrero de 2019  • 11:35

Relajarse y compartir parecen dos acciones ajenas al mundo del tenis. El tenis exige la perfección, la concentración máxima. Así se lo ha descripto muchas veces y así lo viven la mayoría de los jugadores top del circuito ATP en singles. Pero existe un camino paralelo, uno igual de demandante y competitivo, pero envuelto en un manto de compañerismo y disfrute: el dobles.

Hay tres jugadores argentinos que decidieron volcar sus carreras ciento por ciento a esta modalidad. Los caminos que los llevaron a tomar esta decisión no fueron los mismos, pero los tres coinciden en el placer que sienten al competir.

Zeballos, Molteni y Gonzalez
Zeballos, Molteni y Gonzalez Crédito: Instagram

Horacio Zeballos (22° del ranking) y Máximo González (38°) se inclinaron hacia este sendero luego de poner fin a carrerar de singlistas en la que dieron todo lo que su físico les permitió. No se arrepienten de lo que construyeron y sienten haber protagonizado una muy buena campaña. Pero hoy, sus respectivas edades y la vida los encuentra en otra etapa: ambos son padres y sus energías están también enfocadas ahí. Por eso cambiaron, porque quieren seguir ligados al tenis pero no con la autoexigencia que se necesita para competir de manera individual.

"Está buena esta modalidad. Es diferente, no te cansás tanto pero el partido es mucho más intenso. Lo tomo con la misma profesionalidad del singles, estoy a full y la vengo pasando bien. Juego con amigos o conocidos del mundo del tenis y eso también lo hace mucho más llevadero. Además, me deja seguir dentro del deporte muchos años más", señala Zeballos a LA NACIÓN luego de la victoria en primera ronda del Argentina Open junto con Machi González.

"Es más tranquilo en cuanto a que los partidos no son tan largos. Ya tenemos otra edad, viajamos con la familia, y la vida fuera de los entrenamiento es un poco más relajada. Es una manera de seguir ligado, pero más llevadero", agrega González.

Ver esta publicación en Instagram

Entrada en calor !! Warm up!! @australianopen #india #ao #6meses

Una publicación compartida de Machi Gonzalez (@machigonzalez1) el

Pero también están los que eligen seguir este camino como una manera de insertarse en el mundo top del tenis. Necesitan competencia y lo toman como una salida para crecer en el ranking y potenciar su juego. Este es el caso de Andrés Molteni quien con 30 años tomó hace dos años esta decisión y mal no le fue. Hoy ocupa el puesto 44 del ranking y la semana pasada levantó el título en Córdoba junto al checo Roman Jebavy. Por otra parte, es el último campeón del torneo de Buenos Aires (su pareja fue Zeballos).

"El duelo por haber dejado de ser singlista es duro y creo que no se termina nunca. Hace dos años que dejé y siempre da vueltas, sobre todo por el tipo de los entrenamientos. Un doblista se entrena para lo que juega. Entrenás tiros más cruzados, corrés menos, no te movés tanto. Es un juego más estático y a mí siempre me gustó entrenarme y correr. Por eso, es una lucha interna por adaptarme a esa forma de entrenarme y no renegar tanto", reflexiona Molteni.

"El dobles es otro deporte, por eso es importante cambiar el foco en los entrenamientos. No hace falta darle tanta importancia a los rallys, sino enfocarse más a los saques, las devoluciones, a las voleas, hacer todo más corto", describe el tenista, que acumula 6 títulos ATP y 7 Challengers en dobles.

Dos maneras de recorrer este deporte. Los tres conocen el circuito, lo han vivido y entienden que estas decisiones son las correctas. Por un lado el cuerpo les pide descanso, dejar de exigirlo a tres horas de intensos peloteos y desgastes físicos. Por el otro competitividad y presión de llegar a ser top, luego de haber experimentado el duro mundo de los torneos Challengers.

Zeballos, Molteni
Zeballos, Molteni Crédito: Instagram

"Decidí ser doblista es porque quería empezar a jugar de manera más regular los torneos grandes. Como singlista siempre me tocaba ir desde la qualy y eso lo hacía más difícil. Estuve como cinco o seis años jugando Challengers y era otra cosa, yo quería empezar a sentirme en la parte grande del tenis. Por suerte con el dobles tengo buen ranking y así me siento mucho más parte del circuito. En el otro camino estás un poco más relegado", dice Molteni y añade: "Estaría bueno que esa parte se mejore un poco para que todos nos sintamos parte de todo este mundo del tenis".

"Di hasta lo último en el singles, pero ya los dolores eran muchos y en los últimos años lo fui relegando de a poco y tirándome más para el lado del dobles. No lo extraño, cuando veo a los chicos que están entrando en calor para ir a jugar partidos de tres horas, sufro y digo "uuy menos mal que no me toca eso. Si hoy tuviera que entrar a jugar a cinco sets, no estoy. Pero también me mentalizo en el dobles. Por suerte seguimos en competencia, con el tenis que es lo que nos gusta, estoy muy contento", agrega Machi, quien en 2018 levantó el título de San Pablo junto a Federico Delbonis.

Si bien se sienten a gusto con haber elegido esta modalidad, los tres son conscientes que las condiciones no son iguales al circuito individual. Los premios aquí son una quinta parte en comparación al singles y la popularidad está un tanto relegada, más allá que destacan la gran convocatoria del torneo local.

Andrés Molteni campeón del Córdoba Open
Andrés Molteni campeón del Córdoba Open

"Se sufre un poquito más la parte económica porque da muchísima menos plata que el otro circuito, pero se disfruta mucho", apunta Zeballos. "Aunque tampoco atrae tanto público y eso es algo para cambiar. Tal vez que los jugadores tenemos que empezar a interacturar más con el público, tomar las ocurrencias de Gael Monfils y llevarlas al circuito"

"Vivir sólo del dobles es duro porque se gana una quinta parte que un singlista. Recién cuando se supera el Top 60 podés empezar a vivir exclusivamente, sino es más una inversión", suma el tenista que alcanzó su mejor puesto, 39°, en abril del año pasado.

"La ATP está buscando algunos cambios para que el dobles sea más convocante. Algunos cambios que proponen consisten en poner música en los cambios de lado, que la gente pueda entrar y salir de la cancha durante el juego, ver cuándo ponen la final del dobles, si antes o después de la final de singles. Pero es muy entretenido creo el dobles es más dinámico y es un lindo espectáculo para ver", añade entusiasmado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.