Macabro: la historia detrás del caballo campeón que secuestraron para comérselo en Venezuela

Ocean Bay había dejado las pistas en octubre de 2019 y volvió al haras donde había nacido en 2013
Ocean Bay había dejado las pistas en octubre de 2019 y volvió al haras donde había nacido en 2013 Crédito: Twitter
Carlos Delfino
(0)
11 de junio de 2020  • 00:30

"Esta Venezuela no es la que me crié", se lamentó el entrenador Ramón García Mosquera. Amaneció con la desagradable sorpresa del aviso de que su último campeón, Ocean Bay, fue víctima de un hecho macabro en medio de la cuarentena dispuesta por el gobierno por el coronavirus. "¿Secuestrar a un animal indefenso para comérselo? ¿Dónde queda la humanidad, el sentido común y el respeto por lo ajeno en Venezuela?", se preguntó en continuado quien fue su orfebre. Lleno de impotencia y con una tristeza infinita, hizo catarsis desde su cuenta de Twitter.

El caballo que quedó a un paso de obtener la Triple Corona del turf de ese país en 2016 apareció desmembrado en las proximidades del haras La Alegría, en la ciudad de Güigüe, en el estado de Carabobo. Toda una paradoja el nombre de la cabaña, a la que regresó en octubre pasado para ser el padrillo estrella, y esta realidad, de hambre e inseguridad, que pone el dedo en la llaga, sobre todo en el interior del país. Stellar Babe, la madre del crack, había sufrido un sacrificio idéntico hace cuatro meses, en otro acto de cuatrerismo mayor, también en ese campo al sur del Lago de Valencia, a unas dos horas de la capital venezolana. En esa zona rural no abunda la vigilancia.

Ocean Bay ganó en La Rinconada los equivalentes a la Polla de Potrillos y el Jockey Club, los dos primeros pasos de la Triple Corona
Ocean Bay ganó en La Rinconada los equivalentes a la Polla de Potrillos y el Jockey Club, los dos primeros pasos de la Triple Corona Crédito: Twitter

"Estas son las cosas que te quitan el ánimo y las ganas de seguir trabajando por un futuro mejor", exteriorizó García Mosquera. No resiste lo que sus ojos ven en las noticias ni los detalles escalofriantes que llegan a sus oídos. La hípica bolivariana fue uno de los faros de América del Sur en otros tiempos y, pese a ir perdiendo brillo, sigue generando trabajo, entusiasmo y profesionales de calidad. Un buen número de jinetes han emigrado a los Estados Unidos en los últimos años. En épocas doradas, desde Ezeiza partían cargueros llenos de purasangres argentinos hacia sus pistas y campos.

Ocean Bay, en el inicio de la Triple Corona 2016

Ocean Bay nació en 2013 en esa misma cabaña, La Alegría, una finca pequeña de pueblo. Tres años después, apiló tres victorias en cinco presentaciones, incluidos los dos primeros pasos de la Triple Corona de La Rinconada, sobre 1600 y 2000 metros en pista de arena, a pura garra. No pudo correr el capítulo final y quedó a las puertas de la consagración absoluta. Las lesiones habían comenzado a perseguirlo, aunque con calidad y tratamientos de acupuntura sobrellevaba los escollos, hasta que hubo que darle un largo descanso. Al reaparecer en 2018, el caballo se resintió y eso obligó a ser sometido a una operación en la pata derecha. Volvió en 2019 y, aunque nunca logró recuperar aquel nivel ofrecido de potrillo, completó su campaña con nuevos triunfos, hasta despedirse con un registro de ocho conquistas en quince presentaciones. "Después de la cirugía ganó cinco", destacó el preparador, como para fortalecer la capacidad que ofrecía a su mando.

Ocean Bay, en su éxito en el segundo paso de la Triple Corona 2016

"Tenía un problema en la sangre y padecía de algo similar a unos cólicos, pero siempre hacíamos nuestro mayor esfuerzo por cuidarlo. Ese caballo, con todos esos problemas, salía a la cancha y ganaba. Fueron cuatro años los que estuvo en mi stud y es muy triste como terminó su historia. No tengo hijos, pero siento como si hubiese perdido a uno", relató a El Diario, de Venezuela, Ramón, que tiene los cuadros de los mejores éxitos del alazán de la cara blanca colgados en su oficina en Caracas.

Ocean Bay, camino al haras en octubre de 2019

José Ibañez, un periodista experimentado de esas tierras, describe: "Hay mucha miseria en el interior. A los haras de poco presupuesto, sin vigilancia, los asaltan como si estuviéramos en el Lejano Oeste. Los caballos se venden poco, ya que piden por ellos 4000 o 5000 dólares y aquí no llega a esa cifra el premio del clásico de mayor importancia, y las carreras comunes y las pensiones están alrededor de los 500 dólares de recompensa. Por eso, hay muchas cabañas liquidando su caballada y despidiendo al personal. Pero tenemos fe de salir de la crisis". No buscaron puntualmente a Ocean Bay, sino a cualquier animal. Desconocían sus títulos, se guiaban por el hambre.

Ocean Bay, en uno de sus grandes éxitos, en 2016
Ocean Bay, en uno de sus grandes éxitos, en 2016 Crédito: Twitter jcpb3582

En el abigeato del fin de semana también se llevaron a una yegua, de menor valía en lo monetario pero igual de doloroso. "La industria del hipismo nacional pierde un pedigree de primer orden en su expansión, en una actividad que genera miles de empleos, actualmente también azotada por el flagelo de la inseguridad y del hambre desatada", denunció Eleisi Espina, presidente de la Federación de Trabajadores de la Industria Hípica.

"En el país existe una degradación permanente de todas las instituciones y el hipismo no escapa a ello", agregó el dirigente, y expuso otra cara, la de la crueldad que viven allí: "Por la falta de condiciones y la crisis se acentuó la migración y otro hipódromo, el de Santa Rita, está clausurado hace cuatro años, tras el asesinato de trabajadores, jinetes y de varios miembros de la comunidad hípica".

En Venezuela, los nacimientos y servicios son en la primera mitad del año, a diferencia del hemisferio sur. Actualmente, por la pandemia del coronavirus y el aislamiento, no hay competencia ni en La Rinconada ni en Valencia, los hipódromos en actividad bajo el ala del Instituto Nacional, el ente que además se puso al frente de las tareas de la resolución del caso mientras estuvo caratulado como secuestro. Los ejemplares, no obstante, siguen en entrenamiento, a pura pasión. Como en la Argentina, con los espectáculos deportivos inhabilitados con espectadores y sin plataforma de apuestas, no hay carreras. "Las agencias, que son algo más de 1500 y refuerzan los ingresos con sus restaurantes, están cerradas. Falta la infraestructura online", explica Ibañez.

Según datos de la causa a la que accedieron en el diario El Siglo en las últimas horas, "un comando de 12 personas que pertenecen a una peligrosa organización criminal ingresó al predio y son quienes mantienen azotados a productores de campos, ganaderos y dueños de haras con el cobro de vacunas, extorsión y otros delitos previstos y sancionados a través de la legislación nacional". El medio venezolano sugiere, incluso, que habría habido un pedido de rescate entre el momento del robo hasta que se ejecutó la matanza, algo que no confirmaron ni el dueño ni los trabajadores del establo.

En medio de ello, el turf, en estado desesperante como gran parte de esa sociedad, espera volver a la acción en la próxima etapa de flexibilización, después de que ya habilitaron el transporte público y las entidades bancarias por media jornada. Claro que, sin Ocean Bay, al impacto de estos meses sin carreras se le suma otro, en el medio de corazón, con esta crueldad que sufren los caballos y contrasta con el amor y el cuidado de todo un equipo de profesionales en la rueda que integran la reproducción y la competencia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.