Un choque de poderes que terminó mal

(0)
20 de diciembre de 2009  

MAR DEL PLATA (De un enviado especial).- La historia fue así:

-Rubén, hay jugadores que están muy cansados, ahora se nos desgarró Ferrini [en el isquiotibial izquierdo].

-¿Qué, no te gusta como entreno?

-¡No!

-¡Entonces me voy!

Ese fue el escueto y explosivo diálogo de anteanoche, en el hotel Astor de Mar del Plata, entre el presidente de Atenas, Felipe Lábaque, y el técnico Rubén Magnano, de la que participaron además el dirigente Antonio García y el cuerpo médico. La lesión frente a Obras de Federico Ferrini durante el primer juego del Súper 8 y la posterior determinación del coach de hacer un entrenamiento ayer por la mañana, pese al informe del médico Roberto Giaccosa sobre que parte del plantel estaba cansado, motivó esa crucial reunión. "Lo Grippo no podía levantar las piernas, Kante estaba muy cansado y otros jugadores también sentían la fatiga, por eso recomendé que se hiciera un trabajo regenerativo. Después el técnico evalúa y hace lo que quiere", dijo Giaccosa, hombre elegido por Lábaque y no por Magnano. "El sabe de básquet y yo de medicina. Yo no voy a opinar sobre si tal defensa es la adecuada", agregó el médico.

-Si querés dirijo mañana (por ayer).

-No, no, podés irte.

Así fue la historia de la sorpresiva salida de Atenas de Rubén Magnano.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.